Último momento

Por qué se marcha cada 3 de junio contra la violencia de género

Desde el 2015, en Argentina y muchas ciudades de todo el mundo, se reclama al Estado políticas que frenen las violencias machistas.

El 3 de junio de 2015 se realizó la primera marcha en contra de la violencia contra las mujeres bajo el lema “Ni Una Menos”, consigna que le dio nombre a la colectiva feminista en toda la Argentina y que logró expandirse a países de Latinoamérica y Europa.

Ese mismo año, durante el verano, el brutal crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina de 15 años asesinada en un balneario uruguayo, fue protagonista. En mayo del mismo año, mientras se descubrían detalles escalofriantes del asesinato de Ángeles Rawson, ocurrió el femicidio de Chiara Pérez, la adolescente embarazada de 14 años que fue asesinada y enterrada por su novio en Rufino, provincia de Santa Fe.

Este último caso fue el que movilizó -primero por redes sociales y luego convocando a masivos reclamos- a un grupo de periodistas de Buenos Aires: Marcela Ojeda, Florencia Etcheves, Ingrid Beck e Hinde Pomeraniec, entre otras.

A esa primera masiva movilización se plegaron más de cien puntos en todo el país y Córdoba no fue la excepción.

Córdoba había sido marcada por el femicidio de Paola Acosta, la joven que fue apuñalada por el padre de su hija Martina, Martín Lizarralde en septiembre del 2014. Paola fue arrojada junto a la pequeña a una acantarrilla. La niña, también herida y sin alimentos, permaneció más de 80 horas junto al cuerpo de su madre hasta que lograron encontrarla.

Las siguientes marchas sumaron nuevas consignas con nuevos reclamos:
2016: Vivas nos queremos
2017: Basta de femicidios, el Estado es responsable
2018: Sin aborto legal no hay Ni Una Menos

Los reclamos
Desde la colectiva Ni Una Menos (NUM) de Córdoba publicaron un comunicado que refleja los reclamos desde el 2015 hasta el presente y que hoy, un nuevo 3 de junio, se reiteran a las 18 horas en Colón y Cañada:

“Por 5ta vez, salimos a las calles en el grito común que transformó por completo a la sociedad argentina: ¡Ni una menos! ¡Vivas nos queremos! #NiUnaMenos atravesó fronteras, se instaló en nuestra cotidianidad, irrumpió en el Congreso, en las instituciones, abrió puertas, levantó voces, quebró silencios y aún hoy nos continúa interpelando.

Luego de 4 años de reuniones, encuentros, asambleas, vigilias, marchas y una masividad desbordante, este #3J volvemos a decir: ¡Basta de femicidios, transfemicidios y travesticidios! ¡Basta de violencia machista! ¡No soportamos más la violencia patriarcal!

Los feminismos atravesamos contextos de ajuste a nivel nacional, provincial y municipal, y sabemos que las mujeres, lesbianas, travestis y trans somos lxs primerxs en la línea de fuego de la crisis económica. Le decimos basta a este ajuste que recae con más fuerza sobre nuestros cuerpos.
¡Libres y desendeudadas nos queremos!

#NiUnaMenos es, también , la lucha por nuestros derechos laborales, sexuales y reproductivos. Sin presupuesto para políticas que atiendan a nuestras necesidades, no hay #NiUnaMenos. ¡El Estado y los gobiernos son responsables!

La implementación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral es también una demanda que nos atraviesa. Sin ESI, no hay #NiUnaMenos. A la vez, exigimos el derecho a un aborto legal, seguro y gratuito. Estamos ante una deuda de la democracia con las mujeres y las personas con capacidad de gestar. ¡#NiUnaMenos por abortos clandestinos!

Marchamos por las que ya no están, por las que sufrieron en silencio los abusos y los golpes, marchamos para caminar seguras en las calles y vivir seguras en nuestros hogares. Para nuestra libertad y la de todas las mujeres, tortas, travas y trans, porque no seremos libres mientras otrx compañerx sea prisionerx del patriarcado”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*