Último momento

Valentín Sandiano y Agustín Viola a Colombia

viola-sandiano2Medellín está listo. A partir de éste miércoles, la ciudad colombiana vivirá el Campeonato Mundial de BMX, el primero realizado en Sudamérica en los últimos 10 años, y Villa Carlos Paz estará presente de la mano de dos riders que estarán midiéndose ante los mejores exponentes del globo: Valentín Sandiano y Agustín Viola.

Viola saldrá a las pistas el jueves cuando sea uno de los siete argentinos presentes en la categoría Expertos de 16 Años, mientras que ”el Pulga” Sandiano será uno de los ocho riders que vistan la celeste y blanca en la división Junior que se disputará en el Main Event, es decir, en el evento principal a desarrollarse el sábado y domingo a la par de las divisiones Elite.

Antes de partir hacia el país ”cafetero”, los dos representantes de Villa Carlos Paz hablaron sobre su pasado y presente, los objetivos y lo importante que puede ser éste certamen para ellos.

¿Cómo comenzaron a practicar el BMX?

S: Empecé en el 2007 gracias a mi compañero de viaje, Agustín Viola. Su papá me pasó a buscar por mi casa y me hizo conocer la pista que estaba acá, en la costanera de Carlos Paz. Tenía 7 años. Seguí el primer año, fui campeón cordobés, pasé a expertos y me siguió yendo bien. Siempre me gustó y nunca tuve ganas de abandonar. Y hasta ahora sigo. Hice fútbol, básquet, motocross y tenis, pero dejé porque me gustaba el BMX.

V: Yo arranqué a los 5 o 6 años por mi papá, debido a la iniciativa que había tenido con la pista. Me invitó a correr y a buscar amigos para hacerlo.Me gustó más que todo por el grupo de amigos, por lo lindo del deporte y todo lo que implica. Hubo una época de calentura en la que dejé porque me pasé de categoría y no me fue bien en la primera carrera. Me había cansado y me enojé. Jugué 3 años al rugby pero después me arrepentí y volví.

S: Nos separamos, nos dejamos de juntar, y cuando volvimos a hacerlo le dije que vuelva a correr. Creo que él también tenía ganas de volver. Y tenía alguien con quien hacerlo: estábamos todo el día juntos y podía entrenar conmigo.

¿Cómo sienten que llegan a éste Campeonato Mundial?

S: Llego bien, creo que preparado. Es mi primer año en Junior y lo empecé bien. Mejor de lo que esperaba, ya que fui sexto en un Panamericano siendo el mejor de la categoría. Mi objetivo era entrar al Mundial y entré tercero, bastante bien. Éste año no me lo esperaba así. Lo pensaba como una preparación para el año que viene. Si bien lo sigue siendo, el objetivo del año que viene es ser el mejor junior argentino y poder entrar bien a mi primer año en Elite.

V: Siento que estoy mucho mejor a comparación del año pasado. La pre-temporada me ayudó mucho. Voy con la cabeza para conocer cómo es un Mundial, ya que será mi primera vez. Ver cómo es la carrera, la dinámica, y luego volver y mejorar. Siento que no estoy en mi mejor nivel, me falta mucho. Pasar las mangas ya sería mucho. Pero siento que será más fácil que los Mundiales pasados porque será en Latinoamérica. No habrá muchos europeos.

¿Qué importancia tendrán éste certamen para ustedes?

S: Creo que tanto éste como el próximo podrían ser decisivos para mi carrera y mi vida personal. Me está costando mucho el colegio. No me deja entrenar a full. Entrenamos dos veces por día a excepción del domingo: deberíamos hacer velocidad por la mañana y pista por la tarde. Nosotros hacemos velocidad a la tarde y llegamos muy cansados para la pista. Eso se suma al entrenamiento de gimnasio. Voy a intentar seguir hasta encontrar mi pico deportivo y cuando vea que no pueda dar más, dejaré. Mi objetivo son los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

V: Quiero mejorar porque todavía me falta para llegar a mi pico de rendimiento. Recién el año pasado volvió a la práctica y tomaré este Mundial para juntar más experiencia. Mi objetivo es mejorar, pero, al paso que estoy, voy a empezar a estudiar algo de todas formas.

¿Cómo es el nivel del BMX actual en Argentina y Carlos Paz?

S: En Argentina, aumentó un poco pero falta fomentarlo un poco más. No hay pistas en muchas de las ciudades y eso se nota en las competencias nacionales. Y en Villa Carlos Paz, necesitamos una pista. Viajar a Córdoba todos los días se hace muy pesado, se pierde mucho tiempo.

V: No es el mismo nivel de entrenamiento acá que en otros países. Falta mucho apoyo no sólo en Argentina sino también en Carlos Paz. La pista anterior cerró por un problema de responsabilidades. Era un grupo muy lindo pero muchos tuvieron que dejarlo: las familias Bordolini, Sánchez y Zacarías, por ejemplo.

Buscando subirse al tren

Muchos afirman que realizar un buen pasaje de la categoría Junior a la Elite es algo fundamental para triunfar y aspirar a unos Juegos Olímpicos en el BMX. Si bien Sandiano buscará un buen resultado en Medellín, la mira también está puesta en el Mundial 2017 para brillar en su segundo año en Junior y llegar de la mejor forma a la máxima categoría.

Ya competiste en Birmingham 2012 y Heusden-Zolder 2015. ¿De qué te servirá esa experiencia en Medellín?

S: El primer Mundial es más que todo para saber cómo es. Tomás experiencia porque son muchos pilotos y muchos países. Son pistas perfectas, sin ningún error. Probás y ves que se siente estar con los mejores del mundo. En Bélgica me esperaba un poco más. Venía de una quebradura. De todas formas estaba preparado pero por problemas míos me quedé afuera, aunque luego me pude meter entre los 30 mejores en Crucero.

¿Cómo te preparaste para ésta edición?

S: Hice una buena pre-temporada entrenando con la Selección Argentina en Santiago del Estero. Mi fuerte son los saltos, así que me sentó bien ésta categoría. Siempre me gustó saltar de chiquito. Arranqué con trabajo psicológico que sirve un montón para un deportista de elite. Hicimos hincapié en estar concentrado, tranquilo, observar bien las carreras, enfocarse y estar 100% metido en la carrera. También estuve trabajando con una nutricionista y con los planes de carácter físico y técnico de Ariel Katogui y otros tres entrenadores de la Selección Argentina. Quiero agradecerle a él (Ariel), a mis padres y a RPMCROSS por todo el apoyo.

Replicando el diagnóstico

Agustín Viola fue diagnosticado de ”Diabetes – Grado 1” a los 4 años. Los médicos le dijeron a su padre Mauricio que no iba a poder un montón de cosas por el resto de su vida. Sin embargo, 12 años después, Viola se encuentra lúcido, intacto, y con un Mundial en su mira.

“En el momento que me dio ”el debut” de la diabetes, me salvaron por poco. Estuve tres días en coma y los médicos me dijeron que me iba a condicionar en muchas cosas, que iba a tener muchos otros problemas. Pero nunca los tuve y me pude mantener bien. En parte, gracias al BMX porque me ayudó un montón, ya que estoy moviéndome y entrenando todo el tiempo”

”Agustín me demuestra día a día que no tiene ninguna enfermedad, que la diabetes es parte de su vida y que no le impide soñar y hacer lo que ama”, dijo Mauricio, su papá, previo al viaje de Agustín a Colombia. La pasión por el deporte lo llevó a Viola a dejar atrás cualquier diagnóstico negativo, a espantar los fantasmas y no sólo a estar en excelentes condiciones físicas, sino también a viajar a Colombia para luchar por ser el mejor del mundo.

Fuente: http://www.dxtcarlospaz.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*