Último momento

Un retorno Magico del Cosquin Rock 2022

El festival de música más grande de América Latina comenzó en Santa María de Punilla, Córdoba con una impactante y diversa grilla de artistas y generos para todos los gustos.

Con Skay y Los Fakires, Babasónicos, Ciro y Los Persas, Wos, Guasones y Los Auténticos Decadentes como números destacados, la primera jornada del Cosquín Rock, que se desarrollo en el Aeródromo Santa María de Punilla, se destacó por la gran variedad estilística que presentó en sus nueve escenarios. Tambien dijeron presente Las Pelotas en su carpa exclusiva para ambas noches, en tanto en La Casita del Blues Celeste Carballo fue la estrella que se llevo todas las miradas de uno los sectores más originales del gigante predio del Aeródromo de Santa María de Punilla es el dedicado al blues. En un escenario pequeño ubicado al lado de uno de los patios de comida, donde se pudo disfrutar de buena música como la de Sol Bassa, Déborah Dixon y Patán Vidal, Blues Motel, Cristina Dall y otros.

Desde el rock de Skay, el rap de Wos con su arrollador show, Babasónicos que también se destacó a la hora de cautivar al público, Ciro por su parte se hizo dueño de la noche con su particular carisma con clásicos de Los Piojos, entre otros, llenaron el alma de la multitud que colmó el predio con una nutrida oferta para todos los gustos en Santa María.

Mientras tanto, en la otra punta del predio, en el Escenario Sur, Julieta Venegas, Zoe Gottuso, La Delio Valdez y El Kuelgue, Turf desplegaba su festivo pop bailable. Pero el momento cúlmine en ese espacio lo brindó Trueno quien, mientras en el otro extremo Ciro y luego Guasones apelaban a un rock más tradicional, puso bien en alto las banderas de los nuevos ritmos urbanos, sobre todo al invitar a pares como NIcki Nicole.

El cierre

Con presentaciones destacas e inolvidables, el domingo fue el cierre del festival y se vivió una jornada única para los fans.

La Mona Jiménez demostró que su show no desentona en el contexto de un festival. Más allá de tratarse de un festival rockero, la leyenda del cuarteto se movió con total comodidad desde el inicio de un set plagado de grandes éxitos y de invitados como Juanse, el ex Los Piojos Micky Rodríguez y el organizador del festival José Palazzo dandole el cierre a la ultima noche del Cosquin Rock 2022.

En esa misma estructura, Divididos arrancó con un show potente pleno de clásicos. Antes se dieron cita los chicos de Airbag, previo al paso de los uruguayos de La Vela Puerca, otro clásico del festival.

Por su parte, Las Pelotas completó la asistencia perfecta al festival en la carpa exclusiva, mezclando versiones acústicas con eléctricas.

En el Escenario Sur fue donde se presenció una verdadera diversidad. El sábado se cruzaron Turf, Julieta Venegas, Trueno, La Delio Valdez, Zoe Gotusso, El Kuelgue y Soy Rada & the Colibriquis. Cada una de las propuestas fue recibida con alegría y entusiasmo en el público.

El domingo al atardecer, Fito Páez fue la estrella de la propuesta “Sur”. El abrazo entre el rosarino y el público de Cosquín fue uno de los momentos más esperados que logró un especial brillo con un show que iluminó el alma de todos los presentes. Durante el recital, el músico recordó a sus colegas Charly García y Luis Alberto Spinetta.

Más temprano habían hecho su debut los españoles Love and Lesbian quienes están de gira por la Argentina. También Miranda!, Juan Ingaramo y María Becerra. El cierre, estuvo a cargo de Los Espíritus, luego de un show de Bándalos Chinos.

Fueron 154 artistas y bandas los que provocaron el agite social con mucho pogo y baile de por medio. En este sentido, fueron los Escenarios Norte y Sur los que cautivaron las preferencias de la gran mayoría. Las otras propuestas musicales estuvieron distribuidas en espacios, carpas, y en la Casita del Blues, el espacio blusero del festival que siempre mantiene su toque.

La inversión millonaria del organizador, José Palazzo, se hizo notar debido a la calidad de montaje, producción, escénica, logística, gastronómica y de seguridad. En este sentido, tampoco hubo inconvenientes a la hora de agilizar la entrada. Logísticamente, las indicaciones necesarias estaban presentes a toda hora en las grandes pantallas y en distintos stands esparcidos por el predio.

Una calidad sonora ideal, en la que no se interponían otra cosa que no fuera la música que estaba sonando.

Otra cuestión digna de destacar, fue el nivel de los montajes que se podía. apreciar en las gigantescas pantallas LED y los juegos de luces. Los artistas visuales detrás de cada show demostraron precisión y mucha creatividad a la hora de acompañar la música.

Esta edición del Cosquín Rock marca su regreso a la presencialidad luego del obligado parate de 2021 por la pandemia de coronavirus, luego de 20 años ininterrumpidos de historia.

De esta manera, el Cosquín Rock festejó un retorno mágico

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*