√öltimo momento

Turismo espacial: la carrera de los ricos por conquistar el espacio

A más de cinco décadas de la llegada del hombre a la Luna, Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk, los tres hombres más ricos del mundo, parecen competir por convertirse en los embajadores del espacio exterior.

El Mundo a un Clic es una serie semanal que explora tendencias, temas actuales y controvertidos. El cyborgismo, la industria del streaming, el sextech, los chatbot, el sharenting, las grandes tecnológicas, la Generación Z y la Inteligencia Artificial, entre otras temáticas serán los tópicos que se abordará en cada episodio.

En 1969, Neil Armsotrong, comandante de la misi√≥n norteamericana Apolo 11, se convirti√≥ en la primera persona en pisar la superficie lunar. Exactamente 52 a√Īos despu√©s, un viaje espacial volvi√≥ a ser noticia pero protagonizado por un millonario. Jeff Bezos realiz√≥ su primer viaje de turismo al espacio exterior a bordo de su propia nave espacial.

La conquista del espacio exterior comenz√≥ como una carrera entre dos potencias mundiales. Estados Unidos y la Uni√≥n Sovi√©tica se disputaron el control espacial durante el periodo de Guerra Fr√≠a. Los dos primeros hitos los marcaron los sovi√©ticos, el 4 de octubre de 1957 pusieron en √≥rbita al sat√©lite Sputnik 1, y cuatro a√Īos despu√©s llevaron al primer ser humano al espacio exterior, Yuri Gagarin a bordo de la c√°psula Vostok 1. Sin embargo, fue Estados Unidos quien obtuvo la victoria al enviar al primer hombre a la Luna: el 20 de julio de 1969, los astronautas del Apolo 11 plantaron la bandera norteamericana en la superficie lunar.

Cinco décadas después, Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk, los tres hombres más ricos del mundo, parecen competir por convertirse en los embajadores del espacio exterior.

Consultado por T√©lam sobre las motivaciones que impulsaron a los multimillonarios a invertir parte de sus fortunas en misiones espaciales, Andr√©s Rodr√≠guez, Ingeniero electr√≥nico y docente de ITBA advierte que parece prematuro o excesivo hablar de conquista del espacio¬ī y demasiado simplista que se trate de unarivalidad entre millonarios¬ī. ‚ÄúEstos empresarios han hecho propia una visioŐĀn impulsada no uŐĀnicamente por el intereŐĀs comercial sino tambieŐĀn por aspectos simboŐĀlicos y de prestigio‚ÄĚ, explica.

El ingl√©s Richard Branson comenz√≥ su negocio con una peque√Īa tienda de discos en Londres y en pocas d√©cadas lo convirti√≥ en la marca de un negocio que se fue diversificando. A la discogr√°fica Virgin Records, sum√≥ en 1984 a la aerol√≠nea Virgin Atlantic Airways; en 1993, ingres√≥ al negocio ferroviario con Virgin Trains; en 1999, form√≥ Virgin Mobile, una empresa de telefon√≠a celular; y el 25 de septiembre de 2004, anunci√≥ la creaci√≥n de una nueva compa√Ī√≠a de turismo espacial: Virgin Galactic Airways.

En ‚ÄúLa Historia de Virgin Galactic‚ÄĚ, un video con el que Branson publicit√≥ su viaje al espacio, explica que la llegada del hombre a la Luna fue un momento catalizador para √©l, ‚Äúrecuerdo a mi pap√° llev√°ndome afuera, simplemente miramos hacia la luna, y pens√© que yo y muchos otros j√≥venes alg√ļn d√≠a podr√≠amos ir al espacio‚Ķ espere y espere, pero la oportunidad no lleg√≥‚ÄĚ . El 11 de julio pasado, Branson cumpli√≥ su sue√Īo de ni√Īo, a bordo de su propia nave bautizada Unity (Unidad) se elev√≥ unos 80 kil√≥metros del suelo y alcanz√≥ el l√≠mite entre la atm√≥sfera y el espacio exterior. Junto a Branson, viajaron dos pilotos y otros tres tripulantes, todos empleados de su compa√Ī√≠a.

Nueve días después, el también multimillonario Jeff Bezos, fundador de Amazon y propietario del periódico The Washington Post, realizó un viaje similar a bordo de la New Shepard, una nave autónoma, creada por su propia empresa de transporte aeroespacial, Blue Origin.

La nave New Shepard despeg√≥ el pasado 20 de julio desde las instalaciones de Blue Origin en Van Horn, una zona des√©rtica del estado de Texas. En once minutos, Jeff Bezos y una tripulaci√≥n de tres personas integrada por su hermano Mark, una aviadora de 82 a√Īos y un joven holand√©s que pag√≥ casi 24 millones de euros en una subasta, despeg√≥ de la tierra, vol√≥ al espacio y aterriz√≥. La haza√Īa de Bezos requiri√≥ una inversi√≥n de 5 mil millones de d√≥lares.

En una rueda de prensa despu√©s de realizar su primer viaje al espacio, Bezos declar√≥ que fue ‚Äúuna aventura pero tambi√©n algo importante, el primer paso de algo muy grande‚ÄĚ. Compar√≥ su experiencia con la creaci√≥n de su empresa de comercio electr√≥nico, ‚Äúlo hice con Amazon hace tres d√©cadas, uno sabe cuando tiene entre manos algo importante‚ÄĚ. Y asegur√≥ que los viajes al espacio exterior continuar√°n, ‚Äúestamos llegando a los 100 millones de d√≥lares en venta privada, hay mucha demanda as√≠ que vamos a continuar porque queremos practicar con este veh√≠culos, tener m√°s cohetes y volar con m√°s frecuencia‚ÄĚ.

Aunque los precios de los vuelos espaciales est√°n lejos de ser accesibles, las compa√Ī√≠as de transporte espacial de los hombres m√°s ricos del planeta tierra no solo dise√Īan, fabrican y lanzan cohetes al espacio exterior, sino que prometen inaugurar una nueva era y convertir a la humanidad en una civilizaci√≥n espacial. ‚ÄúEstamos abriendo un camino al espacio para que nuestros hijos y sus hijos puedan construir el futuro‚ÄĚ, dijo Bezos tras realizar su primer viaje de turismo al espacio.

Pero la excursión de millonarios por el espacio exterior recién empieza. El tercer magnate en competencia es el sudafricano nacionalizado estadounidense Elon Musk, cofundador de la empresa de pagos en línea PayPal, líder de Tesla y fundador de la empresa de transporte espacial Space X. SpaceX está desarrollando Starship, una nave suficientemente preparada como para hacer un viaje a Marte.

Mientras Branson y Bezos compiten por llegar m√°s alto (Blue Origin propiedad de Bezos asegura que el vuelo de Branson no fue espacial porque no super√≥ la l√≠nea de K√°rm√°n, situada a 100 km de la Tierra), Musk se prepara para un viaje superador. Asegura que √©l a diferencia de sus dos competidores no es un agente tur√≠stico y se autoproclama embajador de Marte. En su programa Saturday Night Live (SNL) brome√≥, ‚Äúreinvent√© los autos el√©ctricos y estoy enviando gente a Marte en un cohete, ¬Ņpensaban que adem√°s iba a ser un tipo normal y relajado?‚ÄĚ.

Elon Musk incluso se refiri√≥ a la posibilidad de llevar seres vivos a otros planetas para preservar la vida frente a escenarios de extinci√≥n en la Tierra. ‚ÄúEs una idea lejana y que requerir√° recursos y plazos muy grandes en caso de llevarse a cabo‚ÄĚ, explica Rodr√≠guez y agrega ‚Äúpor el momento las principales oportunidades pasan por contratos entre entes gubernamentales de varios pa√≠ses y empresas privadas para colocar sat√©lites en √≥rbita, reabastecer a la Estaci√≥n Espacial Internacional, transportar astronautas y enviar distintos tipos de naves hacia otros planetas‚ÄĚ.

Sin embargo, en mayo de este a√Īo, la agencia espacial rusa Roscosmos anunci√≥ que est√°n listos para producir la primera pel√≠cula en el espacio. Una misi√≥n integrada por la actriz rusa Yuliya Peresild y el director Klim Shipenko ya comenz√≥ su entrenamiento para viajar el pr√≥ximo 5 de octubre y rodar el primer filme de ficci√≥n en el espacio. Adem√°s, el empresario japon√©s Yusaku Maezawa y su asistente Yozo Hirano preparan su viaje de turismo espacial para fin de a√Īo. ¬ŅExcentricidad, oportunidad de negocio o v√≠a de escape hacia un nuevo planeta?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*