脷ltimo momento

Tiene 13 a帽os, vive en un pueblo rural y como no tiene buena conexi贸n a internet se sube a un molino para poder mandar la tarea

El protagonista de la historia es Gualterio Canezza, que vive en Jubileo, un pueblito cercano a Villaguay, Entre R铆os. Su caso se viraliz贸 en las redes sociales y desde una localidad cercana a su domicilio se comprometieron a brindarle una conexi贸n segura para que contin煤e con sus clases a distancia.

La educaci贸n mediante ense帽anza virtual gener贸 condiciones ins贸litas terrirorios rurales de la Argentina. La dificultad de conexi贸n a antenas de internet llev贸 a alumnos a realizar 鈥減roezas鈥 para poder cumplir con sus deberes. Tal fue el caso de Gualterio Canezza, un chico de 13 a帽os cuya historia se viraliz贸 en las 煤ltimas horas ya que para poder cumplir con sus tareas, debe subirse a un molino y reci茅n ah铆 conseguir conexi贸n a la red con un tel茅fono celular.

El adolescente vive en Jubileo, un peque帽o pueblo rural de Entre R铆os ubicado apenas a 45 km. de la ciudad de Villaguay. Ante la dificultad de conexi贸n a las antenas de 3G y 4G, el estudiante de 13 a帽os tiene que hacer malabares para poder descargar la tarea que le entregan sus profesores y luego reenviar los ejercicios realizados.

La historia sali贸 a la luz luego de que un profesor de su colegio, la Escuela de Educaci贸n Agrot茅cnica N潞 2 鈥淛usto Jos茅 De Urquiza鈥, publicara la imagen del ni帽o y la historia.

鈥淓ste ni帽o es un alumno m铆o de la Escuela Urquiza, se llama Gualterio, un fen贸meno, se tiene que subir al molino para tener se帽al y de esta manera baja sus actividades!!! Este a帽o entreg贸 de forma impecable todas sus etapas en tiempo y forma!!!鈥, escribi贸 el docente Arturo Humberto Bahrich en su perfil de Facebook.

El profesor tambi茅n ped铆a a alguna autoridad educativa de Entre R铆os o a alguna compa帽铆a de telefon铆a e internet que se hicieran cargo de la situaci贸n del peque帽o.

El adolescente vive con sus padres, un pe贸n rural y una ama de casa, en un hogar 鈥減erdido鈥 en el medio del campo. Para acceder a su hogar hay que desviarse en un punto espec铆fico de la Ruta 18, tomar un camino de ripio y all铆 continuar por unos 15 km.

鈥淐asi no llegu茅 a conocer a Gualterio porque por la pandemia se suspendieron las clases presenciales, pero continuamos con videollamadas y la verdad es que, a pesar de las dificultades por la falta de conectividad, 茅l super贸 ampliamente las expectativas dado que en tiempo y forma entrega todas sus tareas鈥, expres贸 el profesor al medio local El Once.

鈥淟e enviaba sus actividades por WhatsApp, las resolv铆a, y al d铆a siguiente me ped铆a m谩s鈥, complet贸.

Como si fuera poco, el docente indic贸 que el peque帽o tambi茅n es payador y que durante el aislamiento colabor贸 con sus letras para diversos actos escolares que se realizaron de manera virtual.

El objetivo de la cruzada cibern茅tica del profesor era dif铆cil: la instalaci贸n de antenas y equipos en la zona costaba alrededor de unos 30.000 pesos, a los que se deb铆a sumar el abono de unos 1.500 pesos mensuales para la obtenci贸n del servicio.

As铆, al cabo de unas horas y gracias a la viralizaci贸n de la imagen del ni帽o subido al molino, la ayuda no tard贸 en llegar: un funcionario de Villaguay, cuya identidad no fue revelada, se puso en contacto con la familia del chico de 13 a帽os y afirm贸 su compromiso para gestionar las tratativas con alguna empresa de telefon铆a y as铆 asegurar la llegada de internet a esa zona.

鈥淪er铆a como una beca, un premio a su esfuerzo porque 茅l realmente se lo merece (鈥) 脡l es un alumno fenomenal, es muy educado, respetuoso y ha demostrado que tiene inter茅s en estudiar, progresar y avanzar para que el futuro que no lo agarre desprevenido鈥, agreg贸 el profesor.

A lo largo de los ocho meses de pandemia, tomaron renombre diferentes historias de estudiantes de pueblos rurales que encontraron dificultades para poder cumplir con las obligaciones educativas a distancia.

Quiz谩s uno de los casos que cobr贸 mayor fuerza en los 煤ltimos tiempos ocurri贸 a mediados de octubre, cuando Brian Peres贸n, un alumno de la carrera de Ingenier铆a Electromec谩nica de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), fue expulsado de una clase de an谩lisis matem谩tico por no tener prendida su c谩mara durante la misma.

Peres贸n vive en Lanteri, un pueblo rural de Santa Fe, y para poder mantenerse en sus estudios tuvo que levantar una antena con sus propias manos y con la ayuda de su padre en su casa rural.

El d铆a que fue expulsado, hab铆a tenido que ir a estudiar a la casa de una t铆a, que apenas ten铆a una leve conexion a internet en la puerta de su domicilio, en el medio de la calle.

Entre la profesora y un ayudante de c谩tedra decidieron expulsar a Peres贸n de la clase y unos d铆as despu茅s, tras la gran repercusi贸n que tom贸 el caso a nivel nacional, pidieron disculpas y las autoridades de la universidad arreglaron el problema junto al estudiante.

Comentar

Su direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.Los campos necesarios est谩n marcados *

*