√öltimo momento

Terrible foto de la inmigración a EE.UU. da vueltas al mundo

Un migrante salvadore√Īo y su beba murieron intentando cruzar el R√≠o Bravo. La imagen recuerda el caso de Alan Kurdi, el peque√Īo sirio fallecido en el Mediterr√°neo en 2015.

As√≠ como aquella foto del ni√Īo sirio ahogado, y olvidado en costa de Turqu√≠a mostraba todo el espanto de la migraci√≥n. Este martes dio la vuelta al mundo la foto de un padre Oscar Mart√≠nez (25) y su hija Valeria de casi 2 a√Īos, dos salvadore√Īos ahogados en el R√≠o Bravo, a la altura de Matamoros, una escena que revela el drama de la crisis migratoria centroamericana en la frontera de M√©xico y Estados Unidos.

Una semana atr√°s Nayim Bukele, presidente de El Salvador estuvo en M√©xico donde plantaron un √°rbol en la frontera sur y M√©xico prometi√≥ una inversi√≥n de U$S100 millones para ayudar a la gente a ‚Äėquedarse en su pa√≠s‚Äô.

Esta tragedia se da en medio de un recrudecimiento de la política migratoria por parte de México, tras alcanzar un acuerdo con la administración de Donald Trump.

Las listas de espera en las casetas de cruce son eternas y ahora muchos centroamericanos est√°n optando por cruzar nadando el r√≠o hasta Texas. El padre cruz√≥ de esa forma con su hija y la dej√≥ en la orilla de EE.UU, cuando regres√≥ por su esposa al otro lado, vio c√≥mo la ni√Īa se arrojaba de nuevo al agua y nad√≥ hasta ella para rescatarla y ambos murieron.

Seg√ļn se pudo saber, la familia hab√≠a pedido asilo diplom√°tico legal pero no pudieron soportar los tiempos de la burocracia estadounidense.

Si bien Trump no ha podido a√ļn construir el “tan cacareado” muro entre su pa√≠s y el lim√≠trofe, ha logrado que el mismo M√©xico sea el muro: con la amenaza de aplicar aranceles de 5% a todos los productos importados desde M√©xico, Trump logr√≥ a cambio que el pa√≠s de L√≥pez Obrador se convierta en su barrera de contenci√≥n humana de toda la migraci√≥n centroamericana que busca asilo.

Trump insiste que la crisis de Centroam√©rica les ‚Äėcae‚Äô en su territorio porque M√©xico no los frena en su paso por el pa√≠s.

Justo el presidente del senado Profirio Mu√Īoz Ledo dijo que no se puede entregar carne humana por presi√≥n de Estados Unidos. Que los migrantes se deben amparar, porque en M√©xico la ley constitucional permite (o permit√≠a) la libre circulaci√≥n.

Haciendo oídos sordos a esto, desde hace una semana, el gobierno mexicano desplegó a 15.000 efectivos (entre soldados y agentes de la Guardia Nacional), en el norte del país para ayudar a frenar el flujo de migrantes indocumentados que buscan entrar a tierras norteamericanas.

Al sur, en la frontera con Guatemala, ya hay otros 6.500 miembros del Ejército para frenar a los migrantes. Además, hay otros 2.000 militares en el Itsmo de Tehuantepec.

Este fin de semana, por primera vez, se vieron de este lado de la frontera, im√°genes de la patrulla fronteriza que horrorizaron: miembros de la Guardia Nacional mexicana deteniendo a mujeres cubanas y centroamericanas que intentaban cruzar ilegalmente desde Ciudad Ju√°rez al El Paso, en Texas.


México está por primera vez en su historia usando las fuerzas armadas y de otras corporaciones en estas operaciones de migración, cuando siempre ha sido un país de libre paso.

Por su parte, el Instituto Nacional de Migración informó que en lo que va de 2019 se han detenido a poco más de 500 mil migrantes que han entrado a México de manera ilegal.

En comparaci√≥n, dicho n√ļmero es tres veces mayor a la cantidad de migrantes que se detuvo en todo 2018, cuando fueron aprehendidas 138.000 personas.

En lo que va de junio fueron detenidos 1.213 migrantes, entre los cuales había 461 menores de edad. De dicha cifra, 88 infantes viajaban solos. Hay solo 13.000 pedidos de asilo formal entregados a Estados Unidos, que esperan su turno en México

El titular del INM apunt√≥ que, de seguir esta tendencia, al final del a√Īo se habr√° detenido a un mill√≥n de migrantes en el pa√≠s, la mayor√≠a en la zona sur, en donde la presencia de la Guardia Nacional ha servido como un elemento “disuasivo” para inhibir el flujo migratorio.

Todo ocurrió tan rápido, fue tal el impacto de la amenaza de Trump que el gobierno y su departamento de migraciones está desbordado.

México se ha convertido en un tercer país seguro: es decir que aquellas personas que piden asilo en EE.UU no pueden esperar una resolución en territorio americano sino en México, lo que convierte a las ciudades fronterizas como Tijuana o El Paso, en verdaderos campos de refugiados. La mayoría de las personas detenidas en la frontera son de tres países centroamericanos que sufren altos niveles de violencia de pandillas y pobreza: Guatemala, Honduras y El Salvador.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*