√öltimo momento

Piden que gobierno de Mendoza frene plan de vigilancia masiva

Organizaciones enviaron una carta al gobernador para que desista de la compra de c√°maras y genere un debate participativo.

Entidades defensoras de derechos fundamentales pidieron al gobierno de Mendoza que detenga la compra de tecnología de vigilancia masiva.

Lo hicieron a trav√©s de una carta dirigida al gobernador de la provincia cuyana, Alfredo Cornejo, a quien solicitaron que “genere un debate serio, abierto y participativo al respecto”.

La petici√≥n llega semanas despu√©s que las autoridades mendocinas se reunieran con representantes de la empresa china Huawei para avanzar en la adquisici√≥n de tecnolog√≠as para reconocimiento facial, geolocalizaci√≥n y big data. Seg√ļn expusieron entonces, se trataba de un aspecto m√°s de un plan contra la inseguridad.

Seg√ļn se conoci√≥ entonces, a fin del a√Īo en curso se concretar√≠a la licitaci√≥n para la adquisici√≥n del equipamiento, cuyas funciones lo emparentan con las c√°maras de vigilancia que emplea el municipio de Tigre o los globos de vigilancia en la ciudad de Buenos Aires.

En la carta enviada hoy, Access Now, la Asociaci√≥n por los Derechos Civiles, el Centro Latinoamericano de Derechos Humanos, la Fundaci√≥n V√≠a Libre y Public Knowledge solicitaron que se detengan las negociaciones y se abra el tema a un debate p√ļblico. Subrayan tambi√©n la existencia de graves cuestionamientos de forma y de fondo en la adquisici√≥n de tecnolog√≠a de vigilancia masiva.

Entre otros aspectos, destacaron que “esta herramienta no garantiza por s√≠ misma la mejora de la seguridad ciudadana”.

Voces críticas

Agust√≠n Rossi, director global de pol√≠ticas p√ļblicas de la organizaci√≥n Public Knowledge expres√≥ que “las acciones del gobierno de Mendoza pueden marcar tendencia en otras partes de Argentina. Es crucial que antes de adoptar tecnolog√≠as de vigilancia y ciudades inteligentes se escuche la opini√≥n de expertos y otras partes interesadas”.

“Tecnolog√≠as como esta ponen en peligro el derecho a la libre asociaci√≥n y manifestaci√≥n p√ļblica”, a√Īadi√≥ Javier Pallero, coordinador de pol√≠ticas p√ļblicas para Latinoam√©rica en Access Now. “El despliegue de globos y drones de vigilancia en la ciudad de Buenos Aires sin garant√≠as ni protocolos claros de uso es un antecedente que las autoridades mendocinas deber√≠an evitar”, cit√≥.

A su turno Beatriz Busaniche, de fundaci√≥n Via Libre, consider√≥ preocupante “la tendencia a adoptar tecnolog√≠as biom√©tricas tanto en Mendoza como en cualquier otro lugar del pa√≠s por diversas razones. En primer lugar, porque avanzan sobre los derechos fundamentales de la ciudadan√≠a sin un an√°lisis de proporcionalidad entre los objetivos propuestos y la medida adoptada para tales objetivos. Pero peor a√ļn es el hecho de que est√° documentado con investigaci√≥n en todo el mundo, en particular en Europa, donde estas tecnolog√≠as tienen una tasa de fallas y errores inaceptables, por lo que NO cumplen con sus objetivos”.

“Hay ciertas acciones que desarrollamos en espacios p√ļblicos que por el mero hecho de ser realizadas en ellos pueden no ser consideradas como una expresi√≥n para la exposici√≥n p√ļblica, sino que por el contrario pueden entrar en lo que entendemos como la esfera privada de la persona. Es sabido que las personas modifican su conducta cuando saben o tienen el presentimiento de estar siendo observadas”, subray√≥ Leandro Ucciferri, investigador de la Asociaci√≥n por los Derechos Civiles.

“En este tema se deben equilibrar necesidades p√ļblicas (como la seguridad ciudadana) con derechos fundamentales (como la intimidad, la libertad de asociaci√≥n, el derecho a manifestarse p√ļblicamente). Adem√°s, es necesario evaluar la enorme inversi√≥n econ√≥mica frente a la presunta efectividad de estas tecnolog√≠as. ¬ŅSirven realmente? ¬ŅQu√© razones fundadas en evidencia confiable existen para determinar eso? Y m√°s all√° de su utilidad, estas tecnolog√≠as sacrifican un derecho (el de la privacidad) en pos de una presunta mejora en la seguridad ciudadana”, cierra el texto dirigido a Cornejo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*