Último momento

Más de 3 mil niños perdieron a sus madres por femicidios

En casi 10 años todos los días algún chico quedó sin su mamá mientras la jueza Highton de Nolasco critica la falta de prevención.

Los femicidios dejaron sin madre a 3.158 niños y adolescentes en todo el país desde 2008 hasta el primer semestre de este año, es decir que en menos de una década casi todos los días algún chico quedó sin su mamá, asesinada en hechos de violencia de género, según cifras del Observatorio de Femicidios de la organización civil La Casa del Encuentro.

En el 63% de esos casos están involucrados menores de 18 años (2.012 niños y adolescentes), advirtió Ada Rico, quien preside esa ONG.

“El femicidio es la última y más grave instancia de la violencia de género, casi siempre precedida por violencia doméstica, amenazas y maltratos en todas sus variantes, un círculo que suele tener cautivos durante muchos años a los hijos, quienes, aunque no reciban golpes, siempre resultan agredidos por la situación que se vive en su casa y la victimización de su mamá”, explicó Rico.

Este año, sólo en el primer semestre, 239 hijas e hijos perdieron a su mamá. De ellos, 153 tenían menos de 18 años cuando ocurrieron los crímenes.

“Hay que abandonar la creencia que ubica a las situaciones de maltrato infanto-juvenil en la órbita privada de las familias; son actos que lesionan los derechos de los chicos y deben poner en alerta a toda la sociedad”, reflexionó Karina Leguizamón, titular del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes intervino en 2016 en 29.839 casos registrados en la Capital Federal.

El coordinador de la unidad técnica especializada en Maltrato Infanto-juvenil del Consejo, Mauro Pineli, explicó a Télam que es común que los chicos inmersos en situaciones de maltrato doméstico terminen “identificándose con la víctima o con el agresor”, porque esas experiencias “condicionan el modo en que los niños construyen su subjetividad”.

Para la titular del Consejo Nacional de los Derechos de las Mujeres, Fabiana Túñez, “hay una mala interpretación de los derechos del niño: los jueces apuntan a que el niño no pierda la vinculación con el padre desde un desconocimiento absoluto de lo que significa convivir con un padre violento, que además mató a la madre”.

El Congreso viene dando pasos hacia un cambio cultural en materia de violencia de género. El Senado tiene previsto debatir un proyecto para que el Estado otorgue una reparación económica a hijos de víctimas de femicidio (ley Brisa), que incluye también una cobertura de salud integral.

Además, en junio último, la Cámara de Diputados convirtió en ley la creación de centros de protección a las víctimas de delitos, que deberán estar abiertos las 24 horas. Se estableció, además, que las víctimas podrán presenciar las declaraciones de testigos y serán notificadas de los beneficios que reciban los imputados o condenados por sus casos.

Por su parte, La jueza de la Corte Suprema de Justicia Elena Highton de Nolasco advirtió que en la Argentina “hay indudablemente una emergencia” por la violencia de género al tiempo que cuestionó la falta de políticas preventivas del Gobierno, el “machismo” en el Poder Judicial y la “liberación temprana” de muchos acusados por violencia doméstica.

“Hay una emergencia, indudablemente, las cifras nuestras son más altas que las que hubieron en Ciudad Juárez en el peor momento”, apuntó Highton de Nolasco, en referencia a la década del 90, cuando las estadísticas oficiales anotaron algo más de 600 asesinatos de mujeres en esa ciudad mexicana, según informó Infobae.

Desde 2014, la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema realiza un relevamiento anual de los femicidios cometidos en el país, que arrojó como resultado 714 víctimas. “Cada vez hay más femicidios: de nuestro primer registro al segundo (2014-2015) hubo 10 casos más, y desde el segundo al tercero (2015-2016), 19”, remarcó la jueza, en base a un informe de la Corte Suprema que dio a conocer en mayo pasado.

Además, reclamó más “políticas preventivas” por parte del Ejecutivo para las mujeres que son víctimas de violencia, como por ejemplo “más refugios, más políticas educativas y más centros de asistencia”, similares a la Oficina de Violencia Doméstica (OVD), que funciona las 24 horas bajo coordinación de la Corte Suprema.

“Las mujeres que se acercan a la OVD tienen muchas posibilidades de salvarse de un femicidio”, advirtió la vicepresidenta de la Corte. Sin embargo, admitió que hubo “avances” en el país, en referencia a una “mayor concientización” social y que los “femicidios sean computados como femicidios” en la Justicia.

En tanto, elogió el Plan Nacional para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres lanzado por el Gobierno que contempla “dispositivos de acompañamiento a las agredidas y el uso de tobilleras con geolocalización para los agresores”.

Por otra parte, cuestionó la “liberación temprana” de los acusados en este tipo de delitos y marcó su desacuerdo con la suspensión del juicio a prueba o “probation” para los condenados por violencia de género.

“Hay mucha probation y esto es muy peligroso porque los mandan -a los agresores- a hacer trabajos sociales, sin control y con posibilidades de acceder a la mujer”, argumentó la jueza y agregó que descree en la posibilidad de que los violentos puedan “recuperarse”, más allá de “algunas excepciones”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*