Último momento

Lo autorizaron a quitarse el apellido de su padre femicida

La Justicia de Río Negro permitió que un joven de 18 años suprimiera el apellido paterno y uno de sus nombres vinculado al progenitor, que fue condenado a perpetua por asesinar a su madre.

La justicia rionegrina autorizó a un joven de la localidad de General Roca a suprimirse el apellido y uno de los nombres vinculados a su padre, condenado por el femicidio de su madre cuando él apenas tenía un año.

Según informaron fuentes judiciales, la resolución argumentó los daños psicológicos y afectivos sufridos a raíz del asesinato de su madre en manos de su progenitor.

El hombre fue condenado a cadena perpetua por “homicidio agravado por el vínculo” y el joven -cuya identidad no fue revelada- no lo conoce “ni está interesado en hacerlo”, detallaron las fuentes.

La defensora civil pública, Ana Streidenberger, explicó que “es a raíz de esa situación concreta y con muchas implicancias a nivel afectivo y psicológico hicieron que el joven se acercara a la Defensoría para no llevar más ni el nombre y ni el apellido de su padre, con los que había sido identificado al momento de su nacimiento”.

Streindenberger destacó que el joven, al momento de renovar su documento por su mayoría de edad, “sólo pudo consignar las iniciales de sus nombres, no así el apellido paterno, que se negaba a escribir”.

La jueza de familia Andrea Tomera entendió que el femicidio “impactó en el niño y determinó la construcción de su identidad”, por lo que autorizó al Registro Civil y de Capacidad de las Personas a que se suprima el apellido paterno de toda documentación.

“Analizando la presentación de la Defensa Pública desde la perspectiva de género resulta ineludible afirmar que el joven resultó también víctima de la gravísima situación de violencia familiar en la que sus progenitores estuvieron inmersos y que puso fin a la vida de su madre”, precisa el fallo de la jueza.

Al respecto la jueza de Familia y especialista en cuestión de cambio de nombre, Belén Mignon, sostuvo que el femicidio “habilitó una de las causales de cambio de nombre y justificó los motivos para suprimir el apellido paterno”.

“Si fuera una persona menor de edad y el hecho hubiera ocurrido este año, esa persona queda sin la responsabilidad parental del femicidia y eso apareja que pueda solicitar la supresión del apellido”, explicó.

Mignon manifestó que este caso está contemplado en uno de los supuestos del artículo 69 del Código Civil donde uno alega el cambio del prenombre o apellido si existen justos motivos.

“Hoy en día el artículo 69 debe leerse desde la perspectiva de los Derechos Humanos, y ante la evolución del Derecho debe entenderse en esta interpretación sistémica y los justos motivos deben leerse teniendo en cuenta los derechos que se ven afectados como el de la personalidad”, detalló.

“Si bien el derecho al nombre tiene una cuestión de estabilidad por una cuestión de seguridad jurídica, porque nos identifica en la sociedad, hoy debe leerse como un derecho humano y hoy hay una variante muy amplia que el juez valorará desde una mirada más flexible”, precisó.

“Él ha elegido llevar el apellido de la madre y modificar el nombre de pila porque llevaba el nombre del progenitor”, describió.

Para la magistrada en el contexto actual sería “inevitable esta resolución”, sobre todo porque la persona es mayor de edad y porque esta persona no puede cargar con este apellido que marcó un antes y un después y lo privó del derecho de vivir con su madre.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*