Último momento

Llaryora inauguró sesiones del Concejo con críticas a Mestre

Dijo que recibió una deuda de «más de $ 29 mil millones». Anunció obras cloacales y de bacheo, servicios «expresos» de transporte y la finalización del edificio del Concejo. Prometió agua en todos los barrios e inversiones en los CPC.

Con duras críticas a la administración de Ramón Mestre y con anuncios para su gestión, el intendente de la ciudad de Córdoba, Martín Llaryora, dejó inauguradas este domingo a la noche las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante para el período 2020.

El acto se desarrolló en el colegio San Antonio de Padua, ubicado en la calle San Jerónimo al 2015, en barrio San Vicente, con la asistencia de funcionarios municipales y provinciales, judiciales y policías.

En el tramo inicial de un discurso que duró más de dos horas, Llaryora cuestionó con dureza al gobierno anterior y dijo que recibió una ciudad «prácticamente en ruinas».

En ese marco, aseguró que la deuda heredada de la administración radical asciende a «más de 29 mil millones de pesos» y la consideró como «una de las mayores de la historia» de la ciudad.

En esa línea de argumentación, mencionó que Mestre dejó sólo un camión desobstructor de desagües, dos de agua y cuatro para la limpieza de los basurales, al mismo tiempo que hay una sola barredora.

También afirmó que «es difícil encontrar» una urbe «con más baches» que Córdoba y, al respecto, prometió destinar 700 millones de pesos para subsanar el problema.

A su vez, anunció inversiones para distintas obras, entre las que se destacan la mejora de la planta depuradora de Bajo Grande, que costará 65 millones de pesos, y la construcción de 20 aliviadores cloacales, para los cuales se destinarán 100 millones de pesos.

Sobre este punto, advirtió que la ciudad está en una situación de «emergencia ambiental y sanitaria» hasta tal punto que «contamina a otras localidades».

En esa línea, subrayó que el «colapso cloacal de Bajo Grande tal vez sea la fuente de contaminación más grande de Argentina» y, al respecto, dijo que algunos estudios la consideran más importante, incluso, que la del Riachuelo.

Además, prometió terminar el edificio del Concejo Deliberante, que está abandonado hace más de una década en la zona de la Costanera, y tener como eje de su gestión la descentralización, para lo cual dijo que destinará 300 millones de pesos que irán a los CPC. En ese sentido, se comprometió a finalizar el CPC de barrio Jardín.
Por otra parte, el intendente anunció que las Red Bus tendrán la identidad de cada pasajero y que el transporte urbano también se podrá pagar con la tarjeta Bancor o con aquéllas que cuenten con tecnología contactless.

Acerca del transporte, remarcó que habrá servicios «expresos», a los que distinguió de los que una vez hubo bajo el nombre de «diferenciales», y que el Ferrourbano será una realidad, en el marco de un futuro esquema de movilidad metropolitano.

Luego de la apertura de sesiones del Concejo Deliberante, Llaryora brindó una conferencia de prensa este domingo a la noche, en la que admitió que la suba de impuestos está «por encima de la inflación», pero aseguró que, hasta el momento, los ciudadanos apoyan la iniciativa y son regulares a la hora de pagar.

Consultado sobre los fondos para las obras prometidas, teniendo en cuenta su descripción de las finanzas de la ciudad, el intendente dijo que los compromisos que toman «ya tienen una tendencia del flujo económico municipal».

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*