脷ltimo momento

Lejos de la “normalidad”, la AFA arde en el fuego de internas y negocios

El conflicto es el h谩bitat de la AFA y esta semana volvi贸 a agitarse con el paro dispuesto por las categor铆as del ascenso y el desaf铆o abierto contra Armando P茅rez.

afaa

El conflicto es el h谩bitat de la AFA, desde siempre. Ese mar embravecido que zarandea y atormenta hasta a barcos poderosos, no s贸lo que no se tranquiliz贸 con la “Comisi贸n Normalizadora” que entr贸 en funciones hace algo m谩s de dos meses, sino que esta semana volvi贸 a agitarse con el paro dispuesto por las categor铆as del ascenso y el desaf铆o abierto contra Armando P茅rez.

El ex gerenciador y despu茅s presidente de Belgrano de C贸rdoba lleg贸 al m谩ximo sill贸n de Viamonte 1366 en un acto de flagrante contradicci贸n: si Julio Grondona se jactaba de que en 茅pocas de dictadura militar en el 煤nico lugar del pa铆s que se votaba era en los clubes, y 茅stos despu茅s acordaban la conducci贸n de la AFA, en el a帽o 33 de la democracia recuperada, una intervenci贸n volvi贸 a sacudir el escritorio mayor del f煤tbol argentino.

El mismo Grondona, elegido por sus pares en 1979 y jefe m谩ximo hasta su muerte en 2014, transit贸 los dos terrenos en su largo mandato: 4 a帽os en dictadura y 31 en democracia. Pero los liderazgos fuertes y pol茅micos -adem谩s de cuestionados- suelen dejar cr谩teres que se parecen a los abismos. Y lo que sucede hoy en la AFA as铆 lo demuestra.

La ausencia de Grondona se siente en el plano f谩ctico y el propio C茅sar Luis Menotti (fundador de una nueva etapa en la Selecci贸n nacional y uno de los dos DT campeones del mundo) lo dijo hace pocos d铆as: “Ten铆a muchas diferencias con 茅l, pero Grondona entend铆a su funci贸n y era el mejor en lo suyo”.

En ese contexto, la puesta en marcha de una intervenci贸n solapada con el nombre de Comisi贸n Normalizadora fue una bofetada fuerte en la mejilla de los clubes que conforman la AFA, ya que esas instancias eran de 茅pocas dictatoriales.

De hecho, la Selecci贸n Argentina parti贸 a Europa en mayo de 1966 -para afinar su preparaci贸n de cara al Mundial de Inglaterra- con un gobierno constitucional (que presid铆a Arturo Illia) y al momento de empezar la Copa del Mundo, el 11 de julio, en la Argentina gobernaba la dictadura de Juan Carlos Ongan铆a. Que una de las primeras medidas que tom贸 fue intervenir la AFA de la mano de un hist贸rico dirigente de Banfield, Valent铆n Su谩rez.

Mucha agua bajo el puente y muchos cambios se produjeron en el f煤tbol mundial en las 煤ltimas d茅cadas, cambios que -por supuesto- iban a afectar al f煤tbol argentino, habitual protagonista en las grandes ligas.

Y el cambio sustancial es la TV como principal resorte y eje empresarial del f煤tbol que llev贸 a la FIFA a ser una de las principales multinacionales del mundo.

Los negocios del f煤tbol se entienden a partir de la TV.

La TV cruza el mandato de Grondona cuando la AFA le vende los derechos de televisaci贸n a un grupo empresario liderado por Clar铆n (que recaudaba a trav茅s de un plus que pagaba el hincha para ver f煤tbol por TV), y tambi茅n cuando se lo quita en 2009 para vend茅rselos al Estado durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Nac铆a F煤tbol para Todos y los fuegos volc谩nicos del negocio comenzaban a fabricar una lava que a煤n no explot贸.

Tras la muerte de Grondona, varios desenfundaron sus armas de avezados cazadores y salieron a buscar el bot铆n: la plata que genera la TV a trav茅s de la publicidad. Estatal o privada, la publicidad se erige en el eje central del reparto de dinero que debe sostener a los clubes. En los meses siguiente, el paquete demostr贸 ser muy pesado como para que Luis Segura -presidente de Argentinos Juniors y hombre del ri帽贸n de Grondona- pudiera sostenerlo. La sucesi贸n demoli贸 oficinas y pasillos de la AFA, y a煤n no se ha resuelto.

驴Y por qu茅 no se ha resuelto a煤n? Es dif铆cil esgrimir una sola raz贸n, pero la realidad muestra un componente nacional y vern谩culo que es imposible ocultar: en un mundo de negocios dominado por presidentes de clubes empresarios, pol铆ticos y faranduleros, irrumpi贸 un componente pol铆tico que pide m谩s plata porque sabe que tiene poder para conseguirla. El mundo del ascenso, con dirigentes formados en el duro conurbano y clubes acostumbrados a batallas extensas y violentas.

El convidado de piedra se llama Claudio Tapia, le dicen “Chiqui”, es presidente de Barracas Central (Primera B Metropolitana) y yerno de Hugo Moyano, quien antes de ser presidente de Independiente fue hombre fuerte del sindicalismo argentino durante m谩s de 20 a帽os.

Tapia unific贸 los deseos del ascenso, es el abanderado del pariente pobre (ve谩se aparte) y asegura que tiene los votos para ganar si se vota para elegir presidente de la AFA, como marca su estatuto.

Pero no se vota y la soluci贸n aparece cada vez m谩s distante. La Comisi贸n Normalizadora tiene plazos largos y se piensa en 2017, pero en realidad todo depender谩 de c贸mo cierre no s贸lo la cuesti贸n del reparto del dinero que aporta la TV, sino en manos de qui茅n quedar谩 ese negocio.

En el camino qued贸, por ahora, la Superliga. Porque el tema central es que en la AFA no hay un presidente que haya sido elegido por sus pares, tras el esc谩ndalo de diciembre pasado, cuando el empate en 38 votos dej贸 en rid铆culo a los 75 votantes, y una duda para siempre: saber si el voto an贸malo le impidi贸 el triunfo a Segura o a Tinelli.

El que est谩 en ese lugar ahora es Armando P茅rez, designado por el gobierno tras una ardua negociaci贸n con la FIFA, y cuyo endeble poder se debilita cada semana un poco m谩s, ante el embate de la mayor铆a de los dirigentes.

Ah铆 es donde aparecen los personajes fuertes de esta etapa, y cuyas peleas no son por cuestiones de camiseta, de copas internacionales o de fechas de los partidos: la pelea es por plata. All铆 es donde Daniel Angelici (Boca), Rodolfo D’Onofrio (River), Marcelo Tinelli (vice de San Lorenzo), V铆ctor Blanco (Racing) y Moyano jugar谩n sus cartas en una mesa en donde tallan desde los conocidos de siempre de la TV local hasta grupos internacionales como la Turner, que proponen desde innovaciones tecnol贸gicas hasta el nunca resuelto tema de las apuestas electr贸nicas para el f煤tbol.

F煤tbol para Todos tienen fecha de vencimiento estipulada para enero pr贸ximo, aunque ese vencimiento seguramente no alcanzar谩 a su actual titular, el empresario Fernando Mar铆n, designado por el gobierno que encabeza el presidente Mauricio Macri. A la AFA le esperan entonces meses agitados en el final de este a帽o. Entre los cinco grandes la posturas oscilan en sostener la gratuidad del f煤tbol por TV a separar completamente al Estado del negocio, pero no del f煤tbol. Porque al Estado lo quieren para que garantice la seguridad, pero que los billetes sean privados.

Detr谩s del reclamo econ贸mico del Ascenso subyace la decisi贸n de dar una de las 煤ltimas batallas para evitar que el f煤tbol argentino replique al de otros pa铆ses en los cuales con los dedos de una mano se cuentan a los que van a pelear por la corona mientras el resto se conforma s贸lo con participar. El modelo de las sociedades an贸nimas que compraron clubes legendarios.

Por eso en estas pampas salieron campeones equipos grandes, pero tambi茅n chicos y medianos que en las grandes ligas no tienen la menor chance.

Por eso la pasi贸n del hincha genuino reclama y merece otra AFA.

Las cartas est谩n en juego, mientras el hincha abnegado y genuino pide que no sea s贸lo el azar o la habilidad de los tramposos la que decida el resultado.

Comentar

Su direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.Los campos necesarios est谩n marcados *

*