Último momento

La tasa de aborto en USA cae al nivel más bajo desde su legalización en 1973

Las medidas restrictivas impuestas en diversos estados no parecen haber modificado la tendencia a la baja que lleva 40 años.

Un nuevo informe del Instituto Guttmacher publicado el miércoles y citado hoy por el Washington Post describe cambios dramáticos en el panorama del aborto entre 2011 y 2017. La tasa de aborto en los EE. UU. alcanzó nuevamente un mínimo histórico.

En conexión con este hito se señala que los estados aprobaron una ola sin precedentes de 400 proyectos de ley que imponen restricciones al procedimiento. En contrapartida, los abortos con empleo de píldoras en lugar del procedimiento quirúrgico, están ahora ampliamente disponibles en todos los estados.

El documento de investigación de 48 páginas, utilizado por los políticos y activistas a favor y en contra del aborto legal, proporciona información detallada por estado y región sobre cómo las mujeres estadounidenses acceden al aborto.

No parece haber un patrón claro para explicar la continua disminución de las tasas de aborto, que se viene registrando hace casi 40 años. Las disminuciones se observaron en todas las regiones sin distinción: por igual en los estados que apoyan más los derechos al aborto y en aquellos que son más restrictivos.

El informe estimó la tasa de aborto en 2017, el año más reciente estudiado, en 13.5 por cada 1,000 mujeres de 15 a 44 años. Eso se compara con 14.6 en 2014 y 16.9 en 2011 y es la tasa más baja desde que la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizó el aborto a través del hfamoso fallo Roe vs. Wade en 1973.

En total, se realizaron 862,320 abortos en 2017 en centros de salud. En 339,640 de estos casos el aborto se indujo empleando píldoras en lugar del aborto quirúrgico tradicional.

El informe del Instituto Guttmacher señala que es imposible determinar exactamente qué factores están impulsando los descensos. Apuntan a factores diversos: una disminución en los embarazos, cambio en la actitud y el estigma del aborto, uso de anticonceptivos mucho más extendido, la disminución de la actividad sexual promedio, la infertilidad y el aborto autogestionado”. Estos últimos son aquellos que ocurren fuera de los entornos de atención médica y pueden incluir el uso de medicamentos, hierbas u otros métodos sin la supervisión directa de un profesional médico.

El reporte también indica que 32 estados promulgaron restricciones durante ese período de tiempo, como los períodos de espera, el consentimiento de los padres para menores y requisito de ecografías previas. Pero casi todos los estados tienen tasas de aborto más bajas, independientemente de si el estado había aprobado alguna restricción o no. Y algunos de los estados que aprobaron nuevas restricciones vieron aumentar sus tasas de aborto.

Según el informe, se registraron casi 400 restricciones de aborto aprobadas por los estados entre 2011 y 2017. Indiana, el estado natal del vicepresidente Pence y en el que se desempeñó como gobernador durante cuatro de esos años, promulgó la mayoría, 37 normas restrictivas del aborto. Kansas le sigue con 31, y Arkansas con 29. Esto da una somera idea sobre la amplitud de las restricciones planteadas.

Muchas de las nuevas restricciones nunca entraron en vigencia o entraron en vigencia sólo temporalmente debido a acciones judiciales. En abril de este año, por ejemplo, la Corte Suprema de Kansas bloqueó una ley que prohibía el procedimiento más común para los abortos en el segundo trimestre. Fue el primer estado en intentar detener esta técnica. Y en julio, un juez federal en Arkansas bloqueó temporalmente tres nuevas restricciones de aborto, incluida una que requiere que los médicos que realizan la práctica estén certificados, lo que probablemente habría provocado que la única clínica del estado tuviera que cerrar.

El informe Guttmacher también ofrece una idea de cuánto ha crecido la brecha entre los estados. Entre 2011 y 2017 el número de clínicas aumentó en el noreste y oeste, pero disminuyó en el medio oeste y el sur.

Si bien todos los estados de los Estados Unidos albergan una clínica de aborto, cinco (Dakota del Norte, Kentucky, Mississippi, Virginia Occidental y Kansas) tienen solo uno. En contraste, California tiene 161, la mayoría en la nación; Nueva York, 113; Florida, 65; y Nueva Jersey, 41.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*