√öltimo momento

La novia de Ameri, del anonimato a la fama y a borrarse de las redes

Celeste Burgos, pareja del ex diputado, ten√≠a una activa presencia en Instagram, pero resolvi√≥ “borrarse” poco despu√©s del bochorno.

El escándalo que protagonizó el ahora ex diputado Juan Emilio Ameri no solo lo llevó a un primer plano que nunca imaginó ocupar, sino que también lanzó a una repentina fama a su pareja y coprotagonista de la situación que lo llevó a renunciar a su banca.

Se trata de Celeste Burgos, una militante del Justicialismo salte√Īo a quien su activa presencia en las redes sociales no le hab√≠a dado la popularidad que alcanz√≥ repentinamente el jueves pasado, cuando todo el pa√≠s se anotici√≥ de la vergonzosa actitud que comparti√≥ con Ameri en medio de una sesi√≥n remota de la C√°mara de Diputados.

‚ÄúLe d√≠ un beso en la teta, nada m√°s‚ÄĚ, fue el primer intento de endeble defensa del ex legislador, al que una coincidencia involuntaria le hizo nacer un d√≠a hist√≥rico para la fuerza pol√≠tica a la que a√ļn dice representar: nada menos que el 25 de mayo de 1973, mientras asum√≠a como presidente H√©ctor C√°mpora y pon√≠a fin a 18 a√Īos de proscripci√≥n del Peronismo.

Ameri fue suspendido por la c√°mara en una primera instancia y luego present√≥ su renuncia, con lo que pudo eludir el dictamen de una comisi√≥n cuyo prop√≥sito se torn√≥ abstracto. Pero no fue el √ļnico que present√≥ una dimisi√≥n.

También Celeste, a su manera, renunció a una activa presencia en las redes sociales. Por su intensa presencia en Instagram, puede saberse que la pareja de Ameri es técnica en Comunicación Social y en Economía Social, recibida en la Universidad de Salta.

El perfil de Celeste

La novia de Ameri se√Īalaba en su avatar antes de darse de bajar que cursa estudios en la Licenciatura en Cooperativismo y Mutualismo, en este caso en la sede de San Salvador de Jujuy de la Universidad de Santiago del Estero.

‚ÄúNac√≠ para ser libre, no asesinada‚ÄĚ, es su tajante presentaci√≥n en las redes. Las mismas redes en las que se asegura que, hasta el momento de la renuncia de Ameri, tambi√©n se desempe√Īaba como ‚Äúasesora‚ÄĚ de su pareja.

No obstante, la Direcci√≥n de Recursos Humanos de la C√°mara de Diputados sostuvo que Burgos no ten√≠a ‚Äúv√≠nculo contractual alguno‚ÄĚ.

En un país en el que la historia demuestra que diferentes personajes a los que se les decretó de antemano la terminación de su carrera política siguen en carrera, nadie puede aventurar si este fue el final de la trayectoria de Ameri.

Tampoco la de Burgos, quien tiene por delante el desafío de terminar sus estudios y recibirse de licenciada en Cooperativismo y Mutualismo.

La carrera tiene una duraci√≥n de 2 a√Īos y medio y es semipresencial. Con los recientes antecedentes, es recomendable que no de por v√≠a remota los ex√°menes finales.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*