Último momento

“La Mona”, dueño y señor de la luna cuartetera de Cosquín

El popular cantante cordobés regresó a la Plaza Próspero Molina para otra noche histórica. Estuvieron además Dale Q’ Va, Banda XXI, Fabricio Rodríguez, Los Sacha y Los del Suquía.

La edición número 60 del Festival Nacional de Folclore en Cosquín cerró con una noche cien por ciento cordobesa al ritmo del folclore y del cuarteto, con las propuestas de La Mona Jiménez, Los del Suquía, Los Sacha, Fabricio Rodríguez, Dale Q’ Va y Banda XXI.

Mientras el público local y de distintos puntos del país iba ingresando a la Plaza Próspero Molina durante la noche de este lunes, sonaron los primeros acordes del grupo folclórico Los del Suquía, tras el saludo de “Aquí Cosquín”.

En una noche sin plateas, que se preparaba para ser un gran baile de cuarteto, el folclore se lució y se escucharon los últimos sonidos de guitarras y bombos del enero 2020 en el Festival con la presencia después de Los Sacha, grupo también oriundo de Córdoba que cantó junto a artistas invitados.

El tercer cordobés en subir al escenario, mientras la plaza se llenaba de jóvenes y familias, fue el villamariense Fabricio Rodríguez y su armónica.

Banda XXI fue la primera banda de cuarteto que con sus canciones de fusión centroamericana hizo bailar a la Plaza. Antes, el público danzó con zambas y chacareras.

“Es un placer estar acá festejando los 60 años de Cosquín, muchas gracias por habernos tenido en cuenta”, dijo David Ortiz integrante de Dale Q’ Va junto a Neno Aguirre mientras cantaban sus clásicos: Broche de oro, Porque aún te amo y Puño de diamante, entre otros.

Luego de una hora de actuación, y cuando aún continuaba ingresando público a la Plaza, pasada la medianoche, subió al escenario Carli, hijo de La Mona Jiménez, para hacer la previa a lo que iba a ser minutos después el show de su papá.

El momento más esperado de la noche tuvo lugar a las 2 de la mañana, cuando Carlos “La Mona” Jiménez pisó por tercera vez en 53 años de historia en la música popular cordobesa, el escenario Atahualpa Yupanqui.

Desde uno de los ascensores laterales, apareció el cantante vestido con un colorido traje: “Buenas noches Cosquín; 60 años de música… Por acá pasaron todos”, dijo mientras sonaban los acordes de El León.

Atento, su público y curiosos que quisieron presenciar un baile de la leyenda de la música cordobesa, cantaron cada uno de los clásicos como “Ramito de violetas”, “Beso a Beso”, “Quién se ha tomado todo el vino”, “La Pupera de María” y “El Federal”.

Jiménez fue agasajado con una placa por parte de la legislatura de Córdoba y fue el intendente de Cosquín, Gabriel Musso, quien le hizo entrega del poncho coscoíno sobre el escenario.

Fue en ese momento cuando La Mona se animó y cantó a capella “Lunita del Alberdi”, antes de cerrar una noche que fusionó con total armonía la música popular nacional y el cuarteto, además de haber reunido en una misma noche a distintas generaciones.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*