√öltimo momento

La macabra carrera entre dos hermanas para perder peso

hermanasCourtney y Rebbeca Grimshaw, dos hermanas californianas de 24 y 26 a√Īos, compitieron durante a√Īos en una macabra carrera por perder peso que termin√≥ con una de ellas hospitalizada, cuando alcanz√≥ los 31 kilos de peso.

La competencia empez√≥ cuando Rebecca, de 14 a√Īos, empez√≥ a molestar a su hermana Courtney, dos a√Īos m√°s joven, dici√©ndole “trasero gordo” y “cerda”. La situaci√≥n llev√≥ a que la menor de las Grimshaw pasara de pesar 58 kilos a 31 en un a√Īo, seg√ļn constata el diario brit√°nico Dialy Mirror.

“Yo siempre quise ser como ella. Ella era muy hermosa, siempre ten√≠a chicos alrededor y a todos mis amigos les gustaba”, explic√≥ Courtney.

Pero Rebecca no quiso quedarse atrás y se sumó a la desesperación por perder peso que llevaría a ambas a la anorexia. Las hermanas californianas se ejercitaban por horas y comían apenas 350 calorías por día, más que nada cereales y pan.

“Las dos compet√≠amos para ser la hermana m√°s flaca. Rebecca se dio cuenta de que lo que hac√≠amos era demasiado peligroso, pero yo s√≥lo pod√≠a pensar en perder m√°s peso”, relat√≥ Courtney, que en poco tiempo lleg√≥ a mostrar apenas piel sobre el esqueleto.

Cuando lleg√≥ a los 15 a√Īos de edad empez√≥ tambi√©n a perder el cabello. “Era como si de repente hubiera pasado de ser tremendamente flaca a ser una superviviente del holocausto”, cont√≥ Rebecca sobre su hermana.

El punto final lleg√≥ por parte de sus profesores en el colegio, que contactaron a su padres y los amenazaron con llamar a las autoridades si no se internaba a Courtney, que en ese entonces ya ten√≠a 16 a√Īos.

Con tratamiento m√©dico, la menor de las hermanas empez√≥ a recobrar el peso, pero mantuvo sus inseguridades con respecto a su figura y tuvo problemas con el alcohol. “Cuando estaba borracha no pensaba en comida y calor√≠as”, cont√≥.

Las hermanas se recuperaron, ahora tienen un peso saludable y Courtney incluso est√° pensando en volver a la escuela. “Sin Rebecca no hubiera sido ni anor√©xica ni alcoh√≥lica, pero sin ella tampoco hubiera salido adelante para ayudar a otras adolescentes en situaciones similares”, concluy√≥ la joven de 24 a√Īos.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*