√öltimo momento

La historia de la investigadora del Conicet que se financia con un premio en TV

A Marina Simian el Estado le paga poco y tarde. Los $ 500.000 que gan√≥ le alcanzan ‚Äúpara tirar hasta fin de a√Īo y pagarle a mis becarios‚ÄĚ.

En su laboratorio, ubicado en Buenos Aires, Marina Simian pasa buena parte de sus horas investigando sobre terapias para el cáncer, fundamentalmente de mama, a través de la nanotecnología.

Es investigadora del Conicet pero adem√°s de que ‚Äúla plata no alcanza‚ÄĚ, de los fondos que obtuvo a trav√©s del Fondo para la Investigaci√≥n Cient√≠fica y Tecnol√≥gica (FONCYT), ‚Äúel Estado no cumple con el monto correspondiente para cada a√Īo‚ÄĚ y ‚Äúese dinero se ha devaluado fuertemente‚ÄĚ.

Asumiendo que al tener becarios a su cargo asume ‚Äúuna responsabilidad‚ÄĚ, por tener que formarlos durante cinco a√Īos, decidi√≥ junto a ellos postularse para ingresar al programa ‚ÄėQuien quiere ser millonario‚Äô, de Telef√©.

Y este martes obtuvo el premio m√°ximo, de $ 500.000.

Este mi√©rcoles, en di√°logo con el programa Nada del otro mundo, dice: ‚ÄúEs un alivio contar con estos fondos. Pero s√≥lo nos sirven para cubrir lo que tenemos que pagar este a√Īo, entre las becas, reactivos y equipamientos‚ÄĚ.

Considera ‚Äúuna pena que no se reconozca nuestro trabajo‚ÄĚ, y ‚Äúlo importante que es invertir‚ÄĚ en ciencia y tecnolog√≠a.

‚ÄúLos becarios que hacen su doctorado bajo mi direcci√≥n y tengo esa responsabilidad. La plata no alcanza, porque lo que usamos en el laboratorio tiene costo en d√≥lares, son importados y salen cuatro veces m√°s ac√° que en el exterior. Si el Estado no me paga, situaci√≥n problem√°tica. Si el Estado no me paga, vamos a perder nuestra tradici√≥n cient√≠fica, y eso me duele much√≠simo‚ÄĚ, dijo en FM 102.3.

Indic√≥ que los cient√≠ficos cuentan con ‚Äúsubsidios no pagos y salarios de los que menos se actualizaron‚ÄĚ, lo que hace ‚Äúimposible sobrevivir en estas condiciones‚ÄĚ, porque ‚Äúno puedo estar en mi laboratorio sin plata para trabajar‚ÄĚ.

Y concluy√≥: ‚ÄúLlega un punto en que uno dice ‚ÄėHasta ac√° llegu√©‚Äô y se busca otra cosa, tal vez menos especializada‚ÄĚ.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*