√öltimo momento

Irak inicia la ofensiva militar para arrebatar Mosul al Estado Isl√°mico

Las fuerzas iraqu√≠es, con apoyo de la coalici√≥n internacional, lanzaron la anunciada ofensiva para recuperar la ciudad de Mosul, bajo control del grupo islamista radical Estado Isl√°mico, desde donde Abu Bakr al Bagdadi proclam√≥ su Califato hace dos a√Īos.

irak

“Hoy declaro el inicio de estas victoriosas operaciones para liberaros de la violencia y el terrorismo del EI”, anunci√≥ el primer ministro, Haider al Abadi, en un mensaje televisado a primera hora de la ma√Īana del lunes.

Las primeras horas de la ofensiva estuvieron marcadas por bombardeos de las afueras del norte de Mosul, seg√ļn inform√≥ la Jefatura de las Operaciones para la Liberaci√≥n de la Provincia de N√≠nive, de la que Mosul es su capital, en un comunicado que precisa que los ataques a√©reos tuvieron como blanco la zona de Sahel N√≠nive, especialmente el √°rea de Bashiqa, unos 14 kil√≥metros al norte de la ciudad.

En esa misma zona y con el objetivo de irrumpir en ella, las artiller√≠as pesadas del Ej√©rcito iraqu√≠ y de los “peshmergas” kurdos comenzaron tambi√©n a lanzar sus bombardeos, incluso con cohetes, inform√≥ la agencia de noticias EFE.

Los avances hacia el interior de Mosul también incluyeron la retirada, por parte de las tropas iraquíes y kurdas, de los sacos terreros de las primeras líneas del frente con el EI.

La Jefatura de las Operaciones informó que las zonas oriental y septentrional de Mosul también son objeto de intensos bombardeos, así como el área de Talkif, ubicada también en Sahel Nínive, y la aldea de Batenaya, a pocos kilómetros al norte de Mosul.

El megaoperativo militar, que el portavoz del Parlamento equiparó a la invasión estadounidense de 2003, por sus dimensiones y significado, cuentan además con el apoyo aéreo de la coalición internacional contra el EI, en los papeles integrada por 60 países, pero donde casi todas las operaciones se producen con participación de Estados Unidos, con la ayuda de Reino Unido y Francia.

En la anunciada operación para recuperación de este bastión yihadista se juega la integridad territorial y el futuro del propio país, así como su capacidad para mantenerse unidos por sobre las diferencias sectarias que lo desangran hace más de una década.

El objetivo es ser un golpe decisivo contra la milicia radical, que reduzca su prestigio y capacidad de reclutar militantes en Irak y Siria, adem√°s de otros frentes como Libia o el Sahel.

El primer ministro y sus socios de Gobierno confían además en que la victoria dé apoyo y legitimidad a su mandato, que atraviesa una profunda crisis.

Desde la semana pasada, distintos cuerpos de las fuerzas iraquíes, apoyados por la coalición internacional liderada por EEUU, venían ultimando los preparativos para la batalla, después de haber ganado terreno al EI en los alrededores de Mosul en los pasados meses.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*