Último momento

Incidentes durante el desalojo de Panamericana y ruta 197

Los piqueteros ocupaban los carriles centrales. Se concentran además en los puentes Pueyrredón y La Noria. La medida incluye protestas en el Conurbano y el interior del país.

Personal de Gendarmería nacional y militantes de izquierda que cortaban la Autopista Panamericana, a la altura de la Ruta 197, se enfrentaban esta mañana después de que los efectivos intentaran desalojar la calzada, bloqueada por los manifestantes en el contexto del paro general convocado para este jueves por la CGT.

Gendarmería había logrado liberar un carril, mano a Capital Federal, pero luego los militantes intentaron bloquearlo una vez más y fue entonces cuando los uniformados avanzaron contra los manifestantes, incluso con camiones hidrantes y gas pimienta, lo que generó la reacción de los piqueteros.

Los militantes atacaron a los gendarmes con objetos contundentes y con los palos que utilizaban como astas de sus banderas, en tanto los agentes lograron detener a varios de los manifestantes, que contaban con el respaldo en el lugar de dirigentes de agrupaciones de izquierda.

El Gobierno del presidente Mauricio Macri afronta este jueves el primer paro general de la CGT y la CTA a casi 16 meses del inicio de su gestión, que incluye piquetes de agrupaciones de izquierda en la Capital Federal, el Conurbano y el interior del país.

Desde el corte en el puente Pueyrredón a la salida de Avellaneda, el secretario general de ATE Buenos Aires, Oscar de Isasi, dijo: “La consigna de la movilización es la misma de siempre, la que propusimos el 24 de febrero cuando llenamos Plaza de Mayo: la defensa del salario y la fuente laboral. Y también por un Estado al servicio de la mayoría y no de los sectores concentrados”.

Además, remarcó que la manifestación también es en contra de los máximos dirigentes de la CGT que no querían anunciar el paro, que se suma al reclamo por un cambio de rumbo político y económico.

Camiones hidrantes y guardias de infantería están presentes en el lugar custiodiando lo que previsto para la jornada.

Tras varios meses de tironeos entre los distintos sectores que integran la CGT, unos más proclives a mantener el diálogo con la Casa Rosada y otros que pretenden profundizar el conflicto con el macrismo, finalmente la central concretará la medida de fuerza, que contará con la adhesión de las dos CTA.

La huelga paralizará el país ya que afectará a la mayoría de las actividades, entre ellas el transporte público, mientras que partidos de izquierda realizarán cortes en los principales accesos de la ciudad de Buenos Aires y ciudades del interior del país, que complicarán la circulación de autos particulares.

A las 11 y a las 15 el triunvirato de la CGT y miembros del Consejo Directivo realizarán conferencias de prensa en el Salón Felipe Vallese de la sede de Azopardo al 800 para realizar un balance respecto de la jornada y brindar detalles sobre el nivel de acatamiento.

La conducción de la CGT ya avisó que tras concretar este paro pedirá una audiencia al presidente Macri, con el objetivo de retomar los canales de diálogo, en medio de las discusiones paritarias de este año.

Uno de los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, ratificó este miércoles que el paro nacional “va a ser contundente” y acusó al Gobierno de “descalificar” a los sindicalistas “para no dialogar”, luego de que varios funcionarios consideraran que la medida de fuerza “no tiene sentido” ni se condice con “la realidad que vive el país”.

En el caso de Salta, el paro afectó a los principales servicios como el transporte urbano de pasajeros, la recolección de residuos sólo es para los hospitales públicos y la atención en el sector de salud es sólo para guardias y emergencias.

Adhieren a la medida, además, los trabajadores universitarios, bancarios y los nucleados en Luz y Fuerza y los gastronómicos. Los comerciantes, en tanto, piden respeto para quienes decidan trabajar.

Gerónimo “Momo” Venegas, secretario general de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), indicó que se trata de un paro “político” de la oposición al Gobierno, “manejado por massistas y la izquierda, resabio del kirshnerismo”. “Las centrales obreras no deben hacer política”, señaló.

En Mendoza, por otra parte, se registraron incidentes a primera hora y el titular de la Empresa Provincial de Transporte (EPTM), Leopoldo Cairone, dijo que intentaron “amedrentar”: “De todas formas nosotros tenemos choferes listos ya para salir y les dije que lo hagamos cuando esté la luz del sol”.

Las estaciones de servicio cuentan con una guardia mínima y los taxis no circulan.

En Tucumán el acatamiento al paro de la CGT es absoluto. El transporte urbano de pasajeros se adhirió a la medida de fuerza mientras que el acatamiento de los docentes es total. Algunas escuelas privadas decidieron que abrirán sus puertas y los docentes dictarán clases normalmente.

Por su parte, la administración pública decidió adherirse, en tanto, los comerciantes anticiparon que abrirán sus puertas. Sin embargo, el sindicato dijo que se adhieren al paro.

Los cortes de ruta se eliminaron ya que quieren que llegue la ayuda del sur de la provincia como consecuencia de las graves inundaciones que ha sufrido la provincia.

La CTA Autónoma, junto a la CCC, la corriente sindical del MST y otras organizaciones concentrarán desde las 9, en la rotonda del parque 9 de Julio para movilizarse a la plaza Independencia. Allí convergerán con gremios de ATE y con docentes de Adiunt.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*