√öltimo momento

Hallan cartas de Einstein con la fórmula de la felicidad

Se trata de dos escritos que el genio alem√°n le regal√≥ a un mensajero en Tokio hace 95 a√Īos, luego de no tener propina para darle.

Dos notas que Albert Einstein (1879-1955) le dio a un mensajero en Tokio, hace 95 a√Īos, en la que explicaba brevemente su teor√≠a para tener una vida feliz, fue subastada ayer en Jerusal√©n junto a dos cartas que escribi√≥ a√Īos despu√©s, informaron medios internacionales.

Nacido en Alemania y famoso por su teor√≠a de la relatividad, Einstein estaba de gira por Jap√≥n ofreciendo conferencias durante el a√Īo 1922, ya sab√≠a que iba a ser galardonado con el premio Nobel de F√≠sica y su fama, m√°s all√° de los c√≠rculos cient√≠ficos, iba en aumento.

Un mensajero japonés que fue al Imperial Hotel de Tokio para entregarle una misiva se negó a aceptar una propina, siguiendo las costumbres locales, o bien Einstein no tenía cambio para darle, indican medios internacionales.

Einstein no quiso que el mensajero se fuera con las manos vac√≠as, as√≠ que le escribi√≥ dos notas a mano en alem√°n, seg√ļn el vendedor, familiar del mensajero.

“Quiz√°s si tienes suerte estas notas acaben siendo mucho m√°s valiosas que una simple propina”, le dijo Einstein al mensajero, seg√ļn el vendedor de las notas que salieron a subasta, un residente en Hamburgo (Alemania) que dese√≥ permanecer en el anonimato.

Una nota, escrita en un folio con el membrete del Imperial Hotel Tokyo, afirma que “una vida sencilla y tranquila aporta m√°s alegr√≠a que la b√ļsqueda del √©xito en un desasosiego constante”.

La otra, en una hoja de papel sin ninguna identificaci√≥n, dice simplemente: “donde hay un deseo, hay un camino”.

Resulta imposible saber si las notas eran una reflexión de Einstein acerca de su propia fama, dijo Roni Grosz, el archivista a cargo de la mayor colección mundial sobre el científico, en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Aunque esos breves escritos, hasta el momento desconocidos por los investigadores, carecen de valor cient√≠fico, podr√≠an arrojar algo de luz sobre los pensamientos √≠ntimos del f√≠sico, cuyo nombre se convirti√≥ en sin√≥nimo de genio, seg√ļn Grosz.

“Lo que estamos haciendo aqu√≠ es pintar el retrato de Einstein -el hombre, el cient√≠fico, su efecto en el mundo- a trav√©s de sus escritos”, afirm√≥ Grosz.

“Esto es una piedra del mosaico”, a√Īadi√≥.

Las dos notas saldr√°n a la venta el martes en la casa de subastas Winner de Jerusal√©n, junto con otros art√≠culos, incluyendo dos cartas que Einstein escribi√≥ a√Īos despu√©s.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*