Último momento

Frente al Cucú de Carlos Paz pidieron que pare el desmonte de bosques nativos

Una acción de Greenpeace llevó el reclamo por la deforestación de una zona de Salta donde se afectaron 3 mil hectáreas.

Activistas de la organización ambientalista Greenpeace pidieron en Villa Carlos Paz que se frene el desmonte ilegal de bosques nativos, en una protesta que se realizó frente al famoso reloj Cucú de la ciudad serrana.

“Sprite: se acabó el tiempo. ¡Reforesta todo ya!”, fue el mensaje estampado en una bandera de más de 6 metros que la organización eligió para visibilizar a los pies del emblemático Cucú.

Se refiere a las 3.000 hectáreas de bosque nativo que La Moraleja S.A., proveedor de la marca que pertenece a la empresa madre The Coca-Cola Company, desmontó ilegalmente en la provincia de Salta.

“Nuestros activistas llegaron a Córdoba como parte de un reclamo federal para exigir a Sprite que reforeste la totalidad del bosque destruido por su proveedor. Luego de la presión que ejercimos junto a más de 300.000 personas, la empresa se comprometió a reforestar sólo 1.400 hectáreas. Sin embargo, la mitad del bosque no es suficiente. ¡Sprite debe reforestar todo y ya!”, expresó Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques de Greenpeace.

El bosque que se perdió

La Moraleja S.A. es una de las principales empresas proveedoras de jugo concentrado de limón de The Coca Cola Company.

Ubicada en Salta, en un área de transición entre el Bosque Chaqueño y la Selva de Yungas cerca del Parque Nacional El Rey y la Reserva Nacional Pizarro, en esta finca se realizó, de forma ilegal, el desmonte de 3.000 hectáreas de bosque protegido por la Ley Nacional de Bosques, sancionada en 2007 y reglamentada desde el 2009.

“El contexto nacional es preocupante. Argentina se encuentra entre los 10 países que más destruyen sus bosques. En los últimos 30 años, se perdieron 8 millones de hectáreas, el equivalente a la mitad de la provincia de Córdoba. No podemos permitir la impunidad de empresarios que desmontan ilegalmente y los gobiernos que lo autorizan. Necesitamos que el desmonte ilegal sea considerado un delito penal”, agregó Cruz.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*