√öltimo momento

Francisco y Trump resaltaron la “necesidad de paz” en la reuni√≥n cumbre en el Vaticano

El papa Francisco recibi√≥ hoy en el Vaticano al presidente de Estados Unidos Donald Trump, en un encuentro a solas de 27 minutos, el primero entre ambos jefes de Estado en el que resaltaron la “necesidad de paz”, y tras el cual el estadounidense se comprometi√≥ “a leer” la enc√≠clica papal “Laudato Si” sobre medioambiente.

El Vaticano en una nota oficial difundida m√°s de dos horas despu√©s de la reuni√≥n, precis√≥ que el Papa y el presidente de los estados Unidos “intercambiaron puntos de vista sobre algunos temas de la actualidad internacional y de la promoci√≥n de la paz en el mundo a trav√©s de la negociaci√≥n pol√≠tica y el di√°logo interreligioso, con particular referencia a la situaci√≥n en Medio Oriente y a la tutela de las comunidades cristianas”.

En ese marco, tras la reuni√≥n, el Pont√≠fice le regal√≥ a Trump el tradicional medall√≥n del olivo que simboliza la paz, el mensaje que escribi√≥ para las jornadas mundiales de la paz de enero pasado “firmado personalmente”, seg√ļn explic√≥ Francisco, y sus tres libros: las exhortaciones apost√≥licas Amoris Laetitia y Evangelii Gaudium, y la enc√≠clica Laudato Si.

“Uno es sobre la familia, otro sobre la alegr√≠a del Evangelio y el tercero sobre el cuidado del medio ambiente”, los describi√≥ Francisco. “Voy a leerlo”, le dijo Trump.

“Con mis mejores deseos para que usted pueda ser un √°rbol de olivo para hacer la paz”, le dijo el obispo de Roma al explicarle el medall√≥n, en el que el olivo crece en medio de dos pedazos separados de piedra. “Tenemos necesidad de paz” (We can use peace), le respondi√≥ el mandatario.

Trump le regal√≥ en tanto una colecci√≥n de libros de Martin Luther King. “Pienso que le gustar√°n. Espero que s√≠”, le dijo.
Al despedirlo, Trump le prometi√≥:”No olvidar√© lo que me dijo”.

“Nice to meet you”, lo recibi√≥ serio y puntual el pont√≠fice en la Sala del Tronetto, antesala de la Biblioteca donde se reunieron y en la que el Pont√≠fice, antes de iniciar la reuni√≥n a solas a las 8.33 locales (3.33 de Argentina), se excus√≥ por su ingl√©s mientras los fot√≥grafos sacaban las primeras fotos de los dos jefes de Estado frente a frente. El √ļnico int√©rprete de la reuni√≥n fue el oficial de la secretar√≠a de Estado vaticana Mark Milles.

Tras la reuni√≥n, el Vaticano confirm√≥ las “buenas relaciones bilaterales” y destac√≥ el “esfuerzo com√ļn a favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia”.

Adem√°s, durante las audiencias de Trump con el Pont√≠fice y los jerarcas vaticanos desearon “una colaboraci√≥n serena entre el Estado y la Iglesia Cat√≥lica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la poblaci√≥n en los campos de la salud, la educaci√≥n y la asistencia a los inmigrantes”.

Trump hab√≠a entrado al Vaticano acompa√Īado por una interminable caravana de 50 autos que desfilaron por Via della Conciliazione hasta llegar a la entrada del Perugino, sobre la Via della Stazione San Pietro, elegida para no molestar a los fieles que como cada mi√©rcoles llegan a la Plaza San Pedro para la tradicional audiencia general.

El mandatario estadounidense estuvo acompa√Īado por la primera dama Melania, su hija Ivanka junto a su esposo Jared Kushner; el asesor de seguridad nacional Herbert Raymond McMaster; y el secretario de Estado Rex W. Tillerson.

En el Patio de San Dámaso, donde como es costumbre ante cada visita se izó la bandera del país del visitante, Trump y Melania fueron recibidos por el prefecto de la casa pontificia, Georg Ganswein, antes de subir por ascensor al segundo piso, donde se encuentra la Biblioteca.

Ajustada al protocolo, la primera dama luci√≥ vestido negro y un velo de raso sobre su cabeza; luego de la reuni√≥n el Papa le pregunt√≥: “¬ŅQu√© le das de comer, potizza?”, pregunt√≥ el Papa en referencia al dulce t√≠pico esoloveno. “S√≠”, respondi√≥ ella sonriente y sorprendida por la pregunta, antes de pedirle al Pont√≠fice que le bendijera un rosario.

Tras el encuentro con el Pont√≠fice, el mandatario se reuni√≥ 50 minutos con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal italiano Pietro Parolin y con el “canciller” de la Santa Sede, el secretario para las relaciones con los Estados monse√Īor Paul Richard Gallagher, en un encuentro del que particip√≥ Kushner, mientras Melania recorr√≠a la Sala Regia del Palacio Apost√≥lico.

Luego de la reunión con los referentes de la diplomacia vaticana, la familia Trump visitó la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro.
Melania Trump, no bautizada pero nacida en un pa√≠s de mayor√≠a cat√≥lica como Eslovenia, visit√≥ el hospital pedi√°trico del Vaticano, el Bambino Ges√Ļ (Ni√Īo Jes√ļs), fundado en 1869 y dirigido por la italiana Mariella Enoc.

Ivanka, convertida al judaismo, se dirig√≠a en tanto a la comunidad San Egidio, el grupo cat√≥lico ubicado en el Trastevere romano que ayuda al Papa en la acogida de refugiados y ha establecido los “corredores humanitarios” para su llegada segura a Italia desde Oriente y √Āfrica.

Trump llegó a Roma anoche en medio de un fuerte operativo de seguridad que incluye francotiradores y perros busca explosivos en varios puntos de la ciudad, previendo los largos desplazamientos que hará la comitiva norteamericana, incluidas visitas al presidente italiano Sergio Mattarella y al Premier Paolo Gentiloni, antes de la partida del mandatario hacia Bruselas a las 13.30 de Italia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*