脷ltimo momento

Francisco se despidi贸 de Cracovia con cr铆ticas al “茅xito a cualquier precio”

El Papa se despidi贸 de los j贸venes de todo el mundo, en el cierre de las Jornadas Mundiales de la Juventud, pidiendo que “no se dejen anestesiar el alma, sino aspiren a la meta del amor hermoso, que exige tambi茅n renuncia”.

papachau

Frente a dos millones de j贸venes de todo el mundo que participaron de la misa de cierre de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el papa Francisco critic贸 este domingo en el 煤ltimo d铆a de su visita a Polonia el “doping del 茅xito a cualquier precio”.

Eran las 5.09 de la ma帽ana de este domingo cuando el sol se asom贸 y comenz贸 a iluminar las carpas de los centenares de miles de j贸venes que durmieron en el inmenso “Campo de la Misericordia” ubicado a 12 kil贸metros de Cracovia, donde ayer se hab铆an congregado m谩s de 1.600.000 de participantes de la JMJ.

A medida que el reloj corr铆a, los representantes de los 187 pa铆ses presentes en el encuentro que hab铆a iniciado el martes se preparaban para su 煤ltimo contacto con Francisco, levantando las banderas de los cinco continentes que materializaron toda la semana la “cultura del encuentro” de la que el propio Papa reconoci贸 en su discurso de anoche que los j贸venes deben ense帽ar a los adultos.

“Francisco, primero, te quiere el mundo entero”, entonaban los hispanohablantes cuando el Papa comenz贸 su recorrida en Papam贸vil casi cinco horas despu茅s, y los organizadores ya calculaban unas dos millones de personas para participar de la misa de cierre.

“No se dejen anestesiar el alma, sino aspiren a la meta del amor hermoso, que exige tambi茅n renuncia, y un no fuerte al doping del 茅xito a cualquier precio y a la droga de pensar s贸lo en s铆 mismo y en la propia comodidad”, les pidi贸, luego de que ayer convocara a no caer en la “sof谩-comodidad” que adormece y quita la libertad.

Lo escuchaban atentos unos 5000 argentinos que participaron, Juan Cruz Villal贸n, llegado de Buenos Aires, ejemplific贸 los sentimientos casi un谩nimes: “En el discurso de bienvenida nos invit贸 a no cansarnos de buscar la paz, y hasta reflej贸 una definici贸n de su tierra, Argentina, de no dejarnos llevar por vendedores de humo sino buscar la vida plena”.

Los cinco d铆as de la visita del Papa estuvieron marcados por varios mensajes del Pont铆fice en esa direcci贸n. A las multitudes de j贸venes que se fue encontrando, les pidi贸 sucesivamente que no se dejen enga帽ar, que no crean en “vendedores de humo”, que sean “responsables de su propio futuro” y que tengan m谩s “compromiso con los migrantes”.

“Puede que los juzguen como unos so帽adores, porque creen en una nueva humanidad, que no acepta el odio entre los pueblos, ni ve las fronteras de los pa铆ses como una barrera y custodia las propias tradiciones sin ego铆smo y resentimiento”, los anim贸 Francisco este domingo.

Los convoc贸 en todo momento a buscar la paz. “La juventud siempre nos habla de esperanza”, hab铆a asegurado Francisco en el vuelo que lo trajo a Polonia acompa帽ado por T茅lam y otros medios internacionales. Y as铆 les reiter贸 en la vigilia multitudinaria del s谩bado: “Nosotros no vamos a gritar ahora contra nadie, no vamos a pelear, no queremos destruir. Nosotros no queremos vencer el odio con m谩s odio, vencer la violencia con m谩s violencia, vencer el terror con m谩s terror.

Los argentinos segu铆an esperanzados con su mensaje. El delegado nacional de la Pastoral de Juventud y obispo de Quilmes monse帽or Carlos Jos茅 Tissera resalt贸 los rostros de los millones de presentes en la JMJ 鈥渜ue quieren seguir teniendo sue帽os y que est谩n dispuestos a trabajar por un mundo mejor鈥.

En la tierra de un San Juan Pablo II que estuvo presente en el recuerdo de Francisco desde su primer d铆a, el Pont铆fice argentino justific贸 el elogio que ayer le hizo en dialogo con T茅lam el presidente de la Conferencia Episcopal Espa帽ola, cardenal Ricardo Bl谩zquez sobre su forma de “comunicar con los j贸venes”.

Sin miedo a decir “chat” ni celular o a posar para las selfies, e incluso apelando a met谩foras futbol铆sticas, (ayer dijo que el tiempo actual “s贸lo acepta jugadores titulares en la cancha, por ejemplo) no par贸 de animarlos “a no detenerse “en la superficie de las cosas y desconfiar de las liturgias mundanas de la apariencia, el maquillaje del alma para aparentar mejores”.
Ante Dios, “nada vale la ropa que llevas o el tel茅fono m贸vil que utilizas; no le importa si vas a la moda”, los convoc贸 a cada uno de ellos a la espiritualidad con lenguaje terrenal y tono pastoral.

Con la Misericordia que es el tema del A帽o Santo que convoc贸 hasta el 20 de noviembre como otro eje de su visita, Francisco se emocion贸 con la “guerra interior” de un joven paraguayo recuperado de su adicci贸n a las drogas y escuch贸 con atenci贸n a una veintea帽era de Siria que tuvo que escapar de uno de los pedazos de esa “tercera guerra mundial” que hab铆a denunciado en el avi贸n desde Roma.

Habl贸 durante el viaje de los platos que pueden volar en una pelea matrimonial y tras su hist贸rica visita al campo de exterminio nazi del viernes 29, sentenci贸 con coraje que la “crueldad de Auschwitz” aun subsiste en los prisioneros torturados y en las c谩rceles sobrepobladas.

Comentar

Su direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.Los campos necesarios est谩n marcados *

*