Último momento

Fiesta en La Bombonera con una goleada xeneize

A días de su debut en la Libertadores 2018, Boca le ganó 4 a 2 a San Martín de San Juan.

Boca sigue ganando y por ende encabezando la Superliga con comodidad, así como también cada victoria está rodeada de un funcionamiento desigual entre ataque y defensa, lo que lo lleva a generar dudas respecto de los resultados hasta al final mismo de cada cotejo, tal como sucedió hoy con el triunfo por 4 a 2 sobre San Martín, de San Juan.

Es que esta noche en la Bombonera, el Xeneize demostró una vez más que cuando se le encienden las luces en los últimos 30 metros es el equipo de una gran potencia y efectividad ofensivas, pero a su vez convive con las dificultades para cerrar los encuentros por sus lagunas defensivas.

En cuanto a Tevez, le bastó con algunas pinceladas en el arranque del encuentro para encaminar el desarrollo del encuentro, aunque en el primer tanto estaba en off side, algo que fue ignorado por el línea Lucas Germanota.

Pero del prematuro 2 a 0 a los ocho minutos (Pavón, que se retiró lesionado y generó preocupación, señaló el segundo) al descuento de San Martín a los 12, que trajo aparejado un momento de duda para Boca, a punto estuvo de llegar la paridad de los sanjuaninos, pero lo impidió el arquero Agustín Rossi.

Ese cuarto de hora inicial frenético en el que los locales también padecieron la pelota parada con el descuento de palomita del uruguayo Alvaro Fernández, hacía presagiar más emociones enla media hora que faltaba, pero a partir de allí el partido perdió dinámica y se vio lo peor de este Boca partido, que hace temblar al rival cuando ataca y a sus propios hinchas cuando defiende.

Pero cuando a los 23 minutos, el joven volante Naitán Nández puso a su equipo otra vez dos goles arriba pareció que la historia estaba consumada.

Sin embargo San Martín no se arredró, siguió buscando con ánimo de alcanzar el descuento, en este caso ayudado por otro jugador oriundo de Uruguay como Maximiliano Rodríguez, que a los 42 minutos y cuando todo parecía cosa juzgada, dibujó en el ingreso al área xeneize y con un pincel habilitó a Claudio Spinelli para un nuevo descuento.

Después de esa conquista y sin nada por perder pero mucho por ganar, San Martín se fue a las barbas de Agustín Rossi en pos de una paridad que ya no se parecía a una quimera, pero en ese afán se descuidó atrás y Wanchope facturó para asegurar el triunfo y gritar ese tanto con el gesto de una clara descarga ante la indiferencia de su entrenador.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*