脷ltimo momento

Esperaba el fin del mundo con una cabra, un huerto y seis hijos en un s贸tano

Un hombre de 58 a帽os hab铆a ocultado a sus hijos en un s贸tano, sin contacto con el exterior durante una d茅cada, esperando el fin del mundo.

Un joven de 25 a帽os lleg贸 a un bar de un peque帽o pueblo en la mitad norte de los Pa铆ses Bajos, pidi贸 varias cervezas que bebi贸 y despu茅s pidi贸 que llamaran a la Polic铆a para denunciar lo que su propio padre hab铆a hecho con 茅l y con sus hermanos y hermanas: tenerlos a todos aislados del mundo, viviendo desde hace casi una d茅cada en un s贸tano a la espera del 鈥渇inal de los tiempos鈥. Parece que todos subsist铆an gracias a las verduras que daba una huerta y la leche de una cabra que manten铆an en el patio de la granja.

鈥淒ijo que se hab铆a escapado y que necesitaba ayuda. Dijo que quer铆a acabar con la forma en la que viv铆a su familia. Ten铆a el pelo muy largo, la barba sucia, llevaba ropa desgastada y ten铆a una mirada confundida鈥, explic贸 a los periodistas Chris Westerbeek, el due帽o del bar donde se refugi贸 el mayor de seis hermanos. El pub est谩 en Ruinerwold, un pueblo de unos 2.800 residentes en la provincia de Drenthe.

La granja est谩 a unos pocos kil贸metros, en la aldea de Berghuizen, donde viven unas 200 personas. El joven hab铆a acudido al bar durante varias veces los 煤ltimos d铆as, sin saber bien qu茅 hacer. 鈥淟a primera vez lo ech茅, pero volvi贸 d铆as despu茅s鈥, reconoce Westerbeek. 鈥淒ice que no hab铆a estado en una peluquer铆a en nueve a帽os. Su forma de hablar era muy infantil鈥, a帽ade.

La Polic铆a acudi贸 a la llamada del chico y el due帽o del bar y se acerc贸 hasta la granja donde el hermano mayor dijo que estaba su progenitor. Su sorpresa fue que se encontraron una escalera al s贸tano detr谩s de un armario en el sal贸n. Toda la familia vivi贸 all铆 todo. El padre incluso habr铆a tenido un ACV cerebral hace unos a帽os y estaba en cama desde entonces, pero ni as铆 la familia tuvo contacto con el mundo exterior.

Aislamiento absoluto

El padre tiene 58 a帽os y dos hijos y cuatro hijas de entre 18 y 25 a帽os. El mayor llevaba sin salir de ese s贸tano al menos nueve a帽os, seg煤n indic贸 茅l mismo, motivo por el cual estaba un tanto desorientado cuando entr贸 al bar. No hab铆a estado nunca en un colegio y sus hermanos ni siquiera eran conscientes de que hab铆a una multitud de seres humanos en el mundo. La granja estaba escondida detr谩s de los 谩rboles. Para acceder a ella hay que cruzar un puente sobre un canal y un camino de tierra y es apenas visible desde la carretera principal.

Llevaban una vida autosuficiente. Ten铆an un huerto y una cabra. Con eso se mantuvieron con vida todo este tiempo. Los vecinos m谩s cercanos no conoc铆an a la familia, ni la hab铆an visto jam谩s, aseguran. Seg煤n un vecino, todos supon铆an que un hombre viv铆a 鈥渟olo鈥, que 茅l mismo hab铆a vallado la granja para aislarla de los dem谩s, hab铆a tapado todas las ventanas de la casa, y por ah铆 solo paseaban unos gansos y un perro, que ladraba de vez en cuando desde el patio de la granja.

El hombre que miraba con binoculares
鈥淓s normal. Esto es el campo y si alguien no quiere tener contacto con los dem谩s, se acepta. Una vez escuchamos el perro ladrar mucho, pensamos que era triste para el animal, as铆 que le escrib铆 una carta al due帽o y se la dej茅 en el buz贸n. Al d铆a siguiente, ya no lo escuchamos ladrar m谩s鈥, a帽ade el vecino Jans Keizer. Nadie sabe c贸mo se llama el padre de esta familia, aunque lo conoc铆an popularmente como 鈥渆l austriaco鈥 porque todos cre铆an que ven铆a de ese pa铆s.

Los residentes locales no se hab铆an molestado en enterarse qui茅n era su peculiar vecino, seg煤n la televisi贸n local de Drenthe. 鈥淪i te acercabas al patio, te echaba. Estaba mirando todo el tiempo con unos binoculares. No sab铆amos nada m谩s de 茅l, cre铆amos que viv铆a solo鈥, asegur贸 otro vecino. Cuando llegaron hace una d茅cada al barrio, los residentes se acercaron a darle la bienvenida a 茅l y a su mujer con una flor y una botella de vino. No les dejaron pasar. Los recibieron en la puerta, tomaron los regalos y se fueron.

La gran pregunta no solo es c贸mo pudieron llegar hasta esta situaci贸n, sino d贸nde est谩 la madre. La Polic铆a cree que puede estar enterrada alrededor de la casa, pero despu茅s de toda la noche buscando por la granja, todav铆a no han encontrado pistas. El padre se ha negado a cooperar con las investigaciones para esclarecer lo que ha pasado durante casi una d茅cada en uno de los pueblos m谩s remotos de los Pa铆ses Bajos. La Polic铆a ha detenido a un hombre dentro de la casa, pero se niegan a confirmar si se trata del padre de la familia.

La Polic铆a ha decidido sacar a los y las j贸venes de la casa, mientras la revisan por motivos de seguridad, especialmente contra incendios. La residencia est谩 en muy malas condiciones y se encuentra rodeada de 谩rboles. Aunque todos son mayores de 18 a帽os, ante su desconocimiento de la realidad, estar谩n bajo el cuidado municipal. La portavoz policial, Ramona Venema, asegura que las autoridades est谩n llenas de preguntas ante una situaci贸n tan sorprendente.

Comentar

Su direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.Los campos necesarios est谩n marcados *

*