√öltimo momento

Enfrentado a m√ļltiples crisis, Biden asume la presidencia

La jura ocurrirá en una Washington salpicada de cientos de negocios con sus persianas bajas que atestiguan la honda crisis económica desatada por la pandemia.

El dem√≥crata Joe Biden se convertir√° este mi√©rcoles en el presidente 46¬į de Estados Unidos, con lo que tomar√° las riendas de un pa√≠s profundamente dividido y heredar√° una confluencia de crisis sin precedentes.

La misma ceremonia de jura del cargo, una sagrada tradici√≥n de la democracia estadounidense, servir√° de recordatorio de los desaf√≠os que enfrenta el veterano pol√≠tico, de 78 a√Īos.

La asunci√≥n ser√° en un Capitolio a√ļn sacudido por un asalto de manifestantes del presidente saliente, Donald Trump, hace dos semanas, rodeado de fuerzas de seguridad y privado de las acostumbradas multitudes por la pandemia de coronavirus.

Los estadounidenses fueron exhortados a quedarse en casa para evitar una mayor propagaci√≥n a√ļn de un virus que ya mat√≥ a 400.000 personas en Estados Unidos e infect√≥ a 24,5 millones.

La jura de Biden ocurrirá en una Washington salpicada de cientos de negocios con sus persianas bajas que atestiguan la honda crisis económica desatada por la pandemia, una de las problemáticas que demandarán soluciones más urgentes.

El exvicepresidente y exsenador dem√≥crata llega a la Casa Blanca present√°ndose como un unificador de un pa√≠s dividido, sacudido y maltrecho tras cuatro a√Īos de presidencia del republicano Trump.

“Es un d√≠a nuevo para Estados Unidos”, tuite√≥ Biden en su primer mensaje a la naci√≥n el d√≠a de su investidura.

M√°s temprano, Trump, uno de los presidentes m√°s pol√©micos de la historia de Estados Unidos, sali√≥ de la Casa Blanca por √ļltima vez como mandatario y parti√≥ hacia su retiro en Florida, dejando detr√°s un legado de caos y una naci√≥n fracturada.

“Volveremos de alguna manera”, dijo el republicano en declaraciones de despedida en la base a√©rea de Andrews, cerca de Washington, al pie del avi√≥n presidencial que luego lo llev√≥ a Florida, donde se recluir√° en su club de golf de Mar-a-Lago, en Palm Beach.

Aunque Trump dese√≥ buena suerte al futuro Gobierno por segunda vez en dos d√≠as, otra vez evit√≥ mencionar a Biden por su nombre, y hasta ahora no solo nunca lo felicit√≥, sino que, en un hecho sin precedentes en 150 a√Īos, faltar√° a su investidura en Washington.

Los expresidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton estar√°n, en cambio, en primera fila de ese momento bisagra de la democracia estadounidense previsto para las 12 (las 14 de Argentina) bajo un impresionante despliegue de seguridad.

La jornada quedar√° inscrita en los libros de historia, en particular por el ascenso, por primera vez, de una mujer a la vicepresidencia de la primera potencia.

Kamala Harris, de 56 a√Īos, ser√° tambi√©n la primera persona negra, y de origen indio, en ocupar esa posici√≥n.

Biden, que llega al poder tras medio siglo en política, buscar marcar desde el primer día el contraste, tanto en la forma como en el fondo, con el exempresario neoyorquino de bienes raíces
En el final de un mandato marcado por los esc√°ndalos, Trump deja el poder con su nivel m√°s bajo de popularidad, abandonado por muchos y sometido a juicio pol√≠tico por haber incitado el ataque del 6 de enero al Capitolio de cientos de sus partidarios mientras los legisladores certificaban el triunfo de Biden en las elecciones del a√Īo pasado.

Luego de una breve ceremonia en la base militar Andrews, en las afueras de Washington, tras desocupar la Casa Blanca, Trump abord√≥ por √ļltima vez el Air Force One para ir a su club de golf Mar a Lago, en Florida, donde comenzar√° su vida de expresidente.

Biden, que llega al poder tras medio siglo en política, buscar marcar desde el primer día el contraste, tanto en la forma como en el fondo, con el exempresario neoyorquino de bienes raíces.

En un acto de fuerte simbolismo, Biden asisti√≥ esta ma√Īana a una misa en la catedral de San Mateo de Washington, acompa√Īado por l√≠deres dem√≥cratas y republicanos del Congreso en una muestra de unidad a horas del inicio de su mandato.

El futuro presidente de Estados Unidos estuvo acompa√Īado por su esposa Jill Biden, los dem√≥cratas Nancy Pelosi, presidenta de la C√°mara de Representantes, y Chuck Schumer, l√≠der de la minor√≠a del Senado, as√≠ como los l√≠deres republicanos en la C√°mara Alta, Mitch McConnell, y la C√°mara Baja, Kevin McCarthy.

Biden asume las riendas de un pa√≠s en un clima muy particular, bajo el efecto combinado de la epidemia de Covid-19 y del traumatismo a√ļn fresco por el asalto de cientos de simpatizantes de Trump al Capitolio
Clima, inmigraciones, relaciones exteriores: en su primeras horas en el Despacho Oval, Biden firmar√° una serie de decretos que marcar√°n una ruptura con el Gobierno anterior.

El martes por la noche, poco después de su llegada a Washington, rindió homenaje, en una ceremonia solemne, a las víctimas de la Covid-19, en un visible contraste con Trump, que durante meses intentó minimizar el impacto de la pandemia.

Biden asume las riendas de un pa√≠s en un clima muy particular, bajo el efecto combinado de la epidemia de Covid-19 y del traumatismo a√ļn fresco por el asalto de cientos de simpatizantes de Trump al Capitolio, que dej√≥ cinco muertos.

Las medidas de seguridad alrededor de la ceremonia son excepcionales.

Unos 25.000 miembros de la Guardia Nacional y miles de policías de todo el país serán desplegados.

Sin las multitudes que tradicionalmente llenaban la enorme explanada del “National Mall” para ver a su nuevo presidente, Biden tendr√° ante s√≠ m√°s de 190.000 banderas plantadas para representar al p√ļblico ausente.

Muros elevados, a veces coronados con alambres de p√ļas, protegen la “zona roja”, entre la colina del Capitolio y la Casa Blanca.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*