Último momento

En septiembre, los muros cordobeses gritan arte

En septiembre, los muros cordobeses gritan arte

museo

Desde 2012, Córdoba es sede de un encuentro que congrega artistas que deciden intervenir paredes y persianas de negocios con sus ideas, con su arte. A la fecha, hablamos de kilómetros de muros que podrían llamarse, muros “de autor”. El conjunto, conforma un verdadero Museo a Cielo Abierto cordobés, y así es reconocido en el país.

Así expresada la idea, podría pensarse que surgió de alguna secretaria de cultura o de algún organismo oficial que incluyó entre sus proyectos, esta linda propuesta. Sin embargo, no es así.

La idea salió de Juan Pablo Buffa y su compañera,Mariana Aguirre. Casi como una empresa familiar poco convencional, ambos pusieron su creatividad e iniciativa para dar el puntapié inicial a un hecho artístico que comenzó con menos de una decena de artistas y algunos metros de pared en la zona del abasto, y que cuatro años después suma kilómetros de arte en la zona céntrica y cuenta con 115 artistas, varios de ellos que llegan desde otros países.

Ambos son músicos, comparten espacio en una misma banda –Juglar-, un hermoso hijo, y además mantienen firme la idea de potenciar el Museo a Cielo Abierto. Si bien a nivel organizativo el encuentro creció exponencialmente, el objetivo es el mismo desde el inicio: “La razón más importante para continuar los encuentros es que creemos como organización ciudadana, que podemos vivir mejor y caminar por las calles disfrutando de colores y obras de arte que te cambian la visual del barrio y hasta pueden cambiar los estados de ánimo. El objetivo principal, es que el barrio entero sepa qué está sucediendo y podamos unirnos en el arte y generar un circuito turístico local propio y una nueva atracción turística para la ciudad”, explica Juan Pablo convencido.

Durante meses antes, Mariana llama a vecinos y comerciantes de la zona. Puerta por puerta pide permiso para usar su muros y sus persianas como lienzo en blanco para alguno de todos los artistas que buscan dejar su huella “al paso”. Con la calidez y la firmeza necesaria, la negativa y desconfianza del inicio se fue transformando en curiosidad y aprobación. Sin embargo, su trabajo es casi artesanal.

Mientras tanto, Juan Pablo -Juampi-, consigue los artistas, destraba lo administrativo, y se pone al hombro la difusión.

Lo que está hecho y lo que espera

Desde las primeras cuadras en 2012 a lo que se calcula podrá pintarse en esta nueva edición, hablamos de decenas de kilómetros. Mariana explica: “Puntualmente la calle San Martín desde el 500 al 800 está marcada y luego sus transversales y paralelas tienen algunas obras. También la zona del abasto tiene una gran marca en Boulevard las Heras del 0 al 300 y su paralela -Boulevard Los Andes del 0 al 500-. La idea es sumar todos los frentes posibles por encuentro. Y que cada vecino o comercio que integre su frente pueda colaborar con el artista que intervendrá, que suelen ser grupos pequeños entre 3 a 6 artistas depende el espacio a pintar. Usualmente lo que Pedimos va desde compartir una fruta, agua, comida, alojamiento, prestar el baño en el transcurso del día a los que necesiten, una comida, o alguna que otra sobra de pintura de cualquier color, todo lo que sea pintura la base de recibimiento es la Casita de Pomelo -San Martín 634- Base del museo a cielo abierto”.

La novedad

Este encuentro, el quinto, tiene una cuota extra. No sólo se continuará pintando el museo a cielo abierto, sino que además se sumaron 24 comedores barriales que serán intervenidos. En estos comedores además de la cuestión alimentaria, se dictan talleres educativos y se da apoyo emocional, por lo que poder llenarlos de color, es de gran ayuda. Por este motivo, quien quiera colaborar con el trabajo de esos lugares podrá hacerlo durante el encuentro. “Lo que mas se necesita es pintura del color que sea y comida no perecedera. Igual lo que cada vecino se anime a aportar, suma”, agrega Juampi.

Las fecha del encuentro

Desde mañana al mediodía y por todo el fin de semana se podrá ver el museo en pleno proceso de “ampliación”. Los artistas trabajarán en muros y persianas y desde entonces se podrá colaborar y donar. El cierre será el miércoles en Casa Babylon desde las 17 en donde varias bandas tocarán para celebrar el encuentro, la primavera y la buena vecindad.
La entrada es libre, pero los organizadores sugieren llevar un alimento no perecedero, libros, útiles y/o ropa en buen estado para los comedores que serán intervenidos artísticamente.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*