Último momento

El huracán “Irma” continúa su paso mortal por el Caribe

En las últimas horas descendió a categoría 4. Al menos 19 personas han perdido la vida. Cuba y Florida se preparan para su impacto.

El huracán Irma continúa golpeando con violencia el Caribe, destruyendo a su paso casas, forzando la evacuación de miles de personas y dejando al menos 19 muertos.

Cuatro personas murieron en las Islas Vírgenes estadounidenses. Barbuda, donde murió una persona, quedó reducida a “escombros”.

En el territorio británico de ultramar de Anguila otra persona falleció y hubo severos daños en el hospital y el aeropuerto, así como en los servicios eléctrico y telefónico, dijeron funcionarios de los servicios de emergencia.

Nueve cuerpos fueron recuperados en la pequeña isla franco-holandesa de St. Martin.

Tres personas murieron en Puerto Rico y alrededor de dos tercios de la población se quedó sin electricidad. Un surfista también falleció en Barbados.

El ojo del huracán llegó este viernes a la isla Gran Inagua (sur de Bahamas) con vientos máximos de hasta casi 260 km/h. Más tarde, en el informe de las 5 horas locales del viernes, el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) informó que pasó a categoría 4.

Cuba espera el embate de este huracán esta noche, después de pasar por las Bahamas. Las autoridades decretaron el máximo nivel de alerta en siete de sus 15 provincias y obligaron a desalojar a 10.000 turistas extranjeros.

Estados Unidos también forzó la evacuación de un millón de personas en las zonas costeras de Florida y Georgia, para intentar reducir al máximo las consecuencias.

“Será realmente devastador”, anticipó el jueves el director de la Agencia estadounidense de Gestión de Emergencias (FEMA), Brock Long. “Todo el sureste de Estados Unidos debe protegerse”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, expresó su “gran preocupación” por los efectos de Irma.

Se espera que Florida enfrente sus fuertes vientos a partir de la noche del viernes, con olas de hasta casi ocho metros, según los meteorólogos.

Los ciudadanos de Miami se movilizaron para vivir un fin de semana complicado: interminables colas en las gasolineras para cargar los depósitos, embotellamientos en las principales carreteras y supermercados arrasados para abastecerse de provisiones y agua.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*