√öltimo momento

El cirujano tiene miedo que lo maten y teme por sus hijos

“Tengo mucho miedo, pero mucho m√°s miedo que los maten”, se√Īal√≥ Lino Villar Cataldo. Confes√≥ que siente “mucha verg√ľenza” y al mirar a la gente “tiene ganas de agachar la cabeza”.

cirujano

El cirujano que fue liberado tras ser detenido por matar a un delincuente que intent√≥ robarle el auto en Loma Hermosa, Lino Villar Cataldo, confes√≥ anoche que tiene miedo de que lo “maten”, pero aclar√≥ que “m√°s miedo” le produce que “maten” a sus hijos.

Villar Cataldo confes√≥ que se “ir√≠a del pa√≠s o al interior”, pero aclar√≥ que por el momento no puede hacerlo porque la Justicia se lo impide, dada su situaci√≥n procesal.

“Tengo miedo de mis hijos. Mi hija va a la facultad, mi hijo tiene un polirubro y le ped√≠ que lo cierre porque temo que lo maten y me dijo que no pod√≠a hacer eso porque es su medio de vida”, indic√≥.

Asimismo, se√Īal√≥ que luego de haber matado a Ricardo Krabler, quien ten√≠a 24 a√Īos y pose√≠a otros antecedentes penales por robo, siente “mucha verg√ľenza” y al mirar a la gente tiene ganas de agachar la cabeza”.

“Tengo mucho miedo, pero mucho m√°s miedo que maten a mis hijos. No s√© como para hacer para que mis hijos no salgan a la calle o para que estemos todos en el lugar donde hoy estoy alojado. No s√© como va a ser la seguridad de mis hijos”, explic√≥ el m√©dico en relaci√≥n a la venganza que prometieron familiares y amigos del delincuente abatido.

Adem√°s, prosigui√≥: “Realmente miro a la gente y tengo ganas de agachar la cabeza. Siento mucha verg√ľenza, no estoy preparado para esto. Me form√© en la vida para otra cosa”.

“Yo creo que todos somos v√≠ctimas, usted yo. Sal√≠a de trabajar de un d√≠a de tareas para encontrarme con mi familia y fui agredido. No busqu√© eso. A m√≠ me duele esa vida que se perdi√≥, porque estudi√©, trabaj√© para salvar vidas”, relat√≥ en declaraciones al programa Animales Sueltos.

El m√©dico sostuvo que est√° “muy triste, muy mal” por todo lo que le ocurri√≥ y revel√≥: “Veo a mis hijos y mi mujer muy mal. Me enter√© que mi hija tuvo ataques de p√°nico mientras estuve detenido. No sab√≠a que mi familia no volv√≠a a casa, sino que se qued√≥ en la sala de espera de la comisar√≠a y los varones durmiendo en la camioneta frente a la comisar√≠a”.

Asimismo, Villar Cataldo, quien tiene tres angioplastias, dos de ellas con stent y debe tomar una medicación a diario, además de ser hipertenso y diabético, sostuvo que el delincuente, cuando lo despojó del auto lo atropelló a la altura de las rodillas.

“No s√© que va a ser de mi vida de ac√° en adelante. En el lugar donde tengo el consultorio viv√≠a mi hijo. Tuvimos que abandonar ese lugar por las amenazas y mi hijo est√° sin casa. Mis hijos me dec√≠an ‘pap√°, en el mismo momento en que estabas ah√≠ con toda la polic√≠a se escuchaban los tiros que tiraba esa gente que vino a tratar de agredir'”, se√Īal√≥.

Asimismo, explic√≥ que su excarcelaci√≥n se debi√≥ a las enfermedades que padece y remarc√≥ que tiene “mucho miedo de que la Justicia no vea las cosas tal cual ocurrieron”.

El cirujano sostuvo que la ministra de Seguridad d ela Naci√≥n, Patricia Bullrich, quien se√Īal√≥ que la √ļnica v√≠ctima era el doctor, habl√≥ su su abogado y le coment√≥ que “va a poner todo lo necesario” para protegerlo a √©l y a su familia, por lo que el doctor se√Īal√≥ que espera “que as√≠ sea” porque tienen “mucho miedo”.

Sobre la familia del delincuente abatido, indic√≥: “Entiendo y comprendo el dolor de madre perfectamente. Lo que ocurre es que yo desde muy chiquito y gracias a la ense√Īanza que me dieron mis padres aprend√≠ el sacrificio del trabajo, la honestidad. Lo que veo del otro lado es que no hablan de eso, sino de agresiones”.

“Se escuchan palabras de venganza, de matar, de quemar, l√°grima por l√°grima, pregunto qui√©n me va a proteger de eso. C√≥mo va a ser mi vida”, a√Īadi√≥.

“Hoy nos matan a√ļn entregando las pertenencias”, exclam√≥.

Respecto a la tenencia de un arma, revel√≥: “Sabemos que hay muchos casos de inseguridad. No s√© si es peor o mejor tener el arma porque nos matan aun entregando las pertenencias. Le ir√≠a a la gente que no compren nunca un arma, no lo hagan. Despu√©s de esto, aunque la justicia me diga ‘venga a retirar su arma’ le digo no, no quiero usar mas armas”.

El m√©dico asegur√≥ que “los hechos de inseguridad no tienen soluci√≥n, los delincuentes se ensa√Īan cada vez m√°s”.

“En la provincia de Buenos Aires uno tiene que vivir esto todos los d√≠as. Tuve m√°s de cinco o seis episodios y este auto es la reposici√≥n del anterior que me robaron el a√Īo pasado”.

Por otra parte, cont√≥ la situaci√≥n que generaba tener que salir de noche de su consultorio todos los d√≠as, “el miedo y la angustia que causa tener que abrir el port√≥n para sacar el auto”.

“Lo mismo cuando llegaba a casa y ten√≠a que poner en peligro a mis hijos al decirles preparen el port√≥n que estoy llegando. Yo me hab√≠a mudado a otro barrio porque empezaban los hechos de inseguridad y al poco tiempo sufr√≠ dos ‘entraderas'”, detall√≥.

Asimismo, le pidi√≥ “perd√≥n” a la madre del delincuente abatido y le aclar√≥ que “nunca” tuvo la intenci√≥n de salir a a matar, pero aclar√≥: “Si yo no hac√≠a eso sent√≠ que me mataba. Por eso digo que fue una defensa de mi vida”.

“El √ļnico que puede perdonarme es Dios”, concluy√≥ el facultativo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*