Último momento

Efecto coronavirus: cientos de personas regresan a Venezuela, país del que buscaban escapar por una crisis que hoy es más profunda

La pandemia ha generado una ola de xenofobia que afecta a los migrantes que dejaron el territorio gobernado por el chavismo, sobre todo contra los que tienen menos recursos y no pueden costear los alquileres al quedarse sin el ingreso de sus trabajos informales.

Quedaron en el olvido aquellos días en que Venezuela recibió a millones de migrantes, por la guerra interna de Colombia que trajo a millones de desplazados a territorio venezolano, o de peruanos que en la década de los 80 enfrentó una brutal inflación y la etapa de terrorismos impuesta por Sendero Luminoso y el Movimiento Túpac Amaru. La crisis generada por la Revolución Bolivariana ha obligado a millones de venezolanos a migrar a diversos países, pero la más vulnerable es la población más pobre, la que vive del día a día, la que se desplazó, incluso caminando, hasta países cercanos.

Ahora la pandemia mundial del Covid-19 colocó a esos venezolanos en un nivel de mayor indefensión. En las calles y transporte público de Colombia, Ecuador, Perú y otros, se les observaba vendiendo desde caramelos hasta pidiendo limosnas o ayudas. A otros en bodegas, almacenes o fábricas, la gran mayoría sub pagados y cumpliendo horarios de 12 y 14 horas diarias, aunque tuvieran o no profesión alguna. Aun así, con lo mínimo les permitía enviar algunos dólares a su familia en Venezuela, además de poder comprar alimentos y alquilar un sitio para vivir, muchas veces hacinados y en condiciones insalubres. Hubo varios delincuentes venezolanos que hicieron más duro ser aceptados en el extranjero.

Pero llegó el coronavirus y con él afloraron muchos sentimientos hermosos de solidaridad, pero también los más escondidos sentimientos de xenofobia, de rechazo y desprecio hacia el extranjero. Gran cantidad de videos y testimonios dan cuenta de lo que está ocurriendo, principalmente en Perú y Colombia, donde muchos venezolanos son tirados a la calle por no poder pagar el alquiler de su vivienda. Las medidas sanitarias exigen que no pueden salir a trabajar, muchos no reciben atención médica y mucho menos medidas sociales que esos países destinan a sus nacionales.

De xenofobia a escasez

Si algo sorprendió a los venezolanos, e incluso a muchos colombianos, fueron las expresiones xenófobas de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, cuando en un video que se hizo viral, señaló refiriéndose a los venezolanos que están en la capital de ese país neogranadino: “Ya pagamos la comida, ya pagamos el nacimiento, ya pagamos el jardín, ya pagamos la escuela, ya damos empleo. Qué pena que lo único que no podemos cubrir, es el arriendo. Y para eso pedimos un poquito de ayuda del Gobierno Nacional. Un peso, aunque sea, uno, porque todas estas cosas las pagan los impuestos de los bogotanos sin chistar. Llevamos tres años pagando eso, a 450 mil personas de Venezuela”.

Eso le aclaró la duda a muchos bogotanos, que no tardaron en echar a la calle a los venezolanos que no podían pagar. En Perú, donde la xenofobia ha sido muy marcada, ya venía ocurriendo. Es así como muchos de esos venezolanos no tienen otra opción que regresar al país que dejaron, aun cuando hoy los problemas están más críticos que cuando se fueron: con gravísimos problemas de escasez de gas doméstico, electricidad, agua potable, alimentos, medicinas, combustible, entre otros. Pero tampoco les es fácil volver.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*