√öltimo momento

EE.UU. amenaza a Pyongyang con “respuesta militar masiva”

El secretario de Defensa, James Mattis, afirm√≥ que, si Corea del Norte pone en resigo a su pa√≠s, habr√° una contraofensiva “abrumadora”. Fue tras una nueva prueba nuclear del r√©gimen de Kim Jong-un.

Corea del Norte prob√≥ este domingo su bomba nuclear m√°s potente hasta la fecha, un artefacto termonuclear que seg√ļn el gobierno comunista podr√≠a instalarse en un misil intercontinental, lo que supondr√≠a un importante y peligroso adelanto en sus capacidades militares en medio de una de las peores escaladas verbales con Estados Unidos y la ONU de los √ļltimos tiempos.

La prueba nuclear desató, otra vez, un repudio internacional unánime, una ola de amenazas del gobierno estadounidense de Donald Trump y aceleró la convocatoria de una nueva reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, que se concretará en este lunes.

El sexto ensayo nuclear norcoreano y el segundo supuestamente llevado a cabo con un artefacto termonuclear -en este caso una bomba de hidr√≥geno- coron√≥ un per√≠odo de fren√©tica actividad armament√≠stica por parte del gobierno de Kim Jong-un, tras probar m√°s de una decena de misiles bal√≠sticos desde comienzos de a√Īo, entre ellos dos intercontinentales, con capacidad, en teor√≠a, de alcanzar territorio estadounidense.

Una vez m√°s, la reacci√≥n de Washington se caracteriz√≥ por su dureza y sus amenazas. El secretario de Defensa, James Mattis, afirm√≥ que, ante cualquier amenaza a Estados Unidos, habr√° “una respuesta militar masiva” tan “efectiva como abrumadora” y, si bien aclar√≥ que su gobierno “no est√° buscando la aniquilaci√≥n total de un pa√≠s”, advirti√≥ que tiene “muchas opciones para hacerlo”.

M√°s temprano, Trump hab√≠a sido ambiguo al referirse a un posible ataque preventivo estadounidense y, cuando un grupo de periodistas le pregunt√≥ si analizaba esa opci√≥n, simplemente respondi√≥ “Ya veremos”, inform√≥ la agencia de noticias EFE.

Luego, antes de ingresar a una reuni√≥n con sus m√°ximos asesores militares, advirti√≥ que estaba “considerando suspender todo el comercio con cualquier pa√≠s que haga negocios” con Pyongyang, una advertencia directa a China, el principal socio econ√≥mico del r√©gimen comunista norcoreano.

En un tono m√°s cauteloso y en el marco de la previa a la cumbre del Brics en China, los presidentes de ese pa√≠s y de Rusia, Xi Jiping y Vladimir Putin, respectivamente, se comprometieron a “lidiar con la nueva situaci√≥n” regional provocada por el nuevo ensayo nuclear y adelantaron que seguir√°n buscando “una pen√≠nsula de Corea desnuclearizada”, seg√ļn inform√≥ la agencia de noticias oficial Xinhua.

Putin, por su parte, desliz√≥ que buscar√° convocar una cumbre internacional, que “se celebre al m√°s alto nivel” para discutir una posici√≥n com√ļn.

En las √ļltimas semanas, la situaci√≥n en la pen√≠nsula de Corea se estaba distendiendo, despu√©s de meses de tensi√≥n por las continuas pruebas armament√≠sticas de Pyongyang y el desplazamientos de portaaviones y bombarderos estadounidenses a la zona.

Si bien el despliegue militar ordenado por Trump formó parte de maniobras bilaterales previstas con Corea del Sur y Japón, también sirvió de amenaza ante el desarrollo militar norcoreana y alimentó la escalada internacional.

El momento de m√°xima tensi√≥n lleg√≥ no hace mucho, cuando Kim amenaz√≥ directamente con bombardear la base norteamericana ubicada en la isla de Guam, en el oc√©ano Pac√≠fico, una medida que luego decidi√≥ postergar, lo que fue considerado como un gesto de distensi√≥n dentro de la comunidad internacional. Ese peque√Īo pero significativo avance, este domingo qued√≥ en el olvido.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*