√öltimo momento

Durante el aislamiento hay un femicidio cada 24 horas

Entre el 20 de marzo, cuando comenz√≥ el aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus, y el 10 de mayo, que fue la √ļltima vez que se prorrog√≥ la medida, hubo 49 femicidios.

El decreto del aislamiento social, preventivo y obligatorio no atenu√≥ los casos de femicidios en la Argentina, sino todo lo contrario, ya que una mujer es asesinada por d√≠a desde que comenz√≥ la cuarentena. El dato fue dado a conocer gracias a un relevamiento llevado a cabo por el observatorio ¬ĎAhora que si nos ven¬í, el cual precis√≥ que, entre el 20 de marzo -d√≠a en el que comenz√≥ el aislamiento- y el 10 de mayo -la √ļltima vez que se prorrog√≥ la medida-, hubo 49 femicidios, dejando as√≠ un promedio de una mujer muerta en manos de un femicida cada 24,9 horas.

De acuerdo al informe, el 53% de los casos se dieron en Buenos Aires, donde fueron asesinadas 26 mujeres; bastante m√°s arriba que en Misiones y Tucum√°n, donde se registraron 5 femicidios en cada provincia. De esta manera, las contin√ļan Santa F√©, con 3 casos; Entre R√≠os, con 2; y C√≥rdoba, Chaco, R√≠o Negro, San Luis, Santiago del Estero, Santa Cruz, Salta y Mendoza, todos con uno.

¬ĎEl aislamiento puso las cartas sobre la mesa y ahora todos est√°n viendo esto de cerca. Nosotros venimos diciendo, desde que comenzamos a registrar (en 2015) estos casos, que el lugar m√°s peligroso para las mujeres es el propio hogar porque all√≠ es donde m√°s femicidios se cometen¬í, indic√≥ Laura ¬ĎLala¬í Rothberg, integrante del observatorio.

Y continu√≥: ¬ĎEste contexto de cuarentena viene a reforzar esto y lo muestra muy crudamente, del c√≥mo las mujeres sufren violencia en sus casas. Socialmente estamos viendo esto de cerca, pero quienes venimos registrando esta problem√°tica nos damos cuenta que son n√ļmeros que dejan en descubierto esta realidad y la ineficiencia de la Justicia¬í.

Asimismo, el estudio dej√≥ en claro un dato alarmante que desde el observatorio insistieron en recalcar: el agresor est√°, la mayor√≠a de las veces, puertas adentro de casa. Es que el 78% de los asesinatos tuvieron lugar en la vivienda de la v√≠ctima, el 8% en la v√≠a p√ļblica; el 6% en una vivienda familiar; y el 2% en la vivienda del agresor.

¬ĎNosotras vimos que, de las 49 mujeres asesinadas en la cuarentena, 12 de ellas ten√≠an medidas restrictivas como una perimetral o una denuncia hecha. Entendemos que la Justicia lleg√≥ tarde, porque esas mujeres pudieron llegar hasta la Justicia y, sin embargo, fueron asesinadas. Por este motivo, creemos que debe haber un desaf√≠o que consista en ver c√≥mo la Justicia puede tener un mayor control de las medidas que adopta, ya que vemos siempre que se violan esas medidas por parte de los femicidas¬í, explic√≥ Rothberg.

Bajo esta l√≠nea, asever√≥ que, en medio del aislamiento, el ¬Ď53% de los femicidas fueron la pareja de la v√≠ctima y el 15% la ex pareja, es decir, un 68% de v√≠nculos cercanos con las mujeres asesinadas. Es una cifra alt√≠sima y por eso siempre ponemos el foco en esta cuesti√≥n de que los femicidios y la violencia de g√©nero ocurren en las casas y con los v√≠nculos m√°s cercanos¬í, explay√≥.

Por otro lado, sobre los otorgamientos de prisiones domiciliarias a cientos de presos producto de la pandemia del Covid-19 que azota a la Argentina, la integrante del observatorio afirm√≥: ¬ĎNosotras pensamos como los familiares de las v√≠ctimas, creemos que no tiene que haber prisi√≥n domiciliaria para ning√ļn preso por delitos sexuales o por violencia de g√©nero¬í.

De esta manera, inform√≥ que, en cuanto a los delitos sexuales, ¬Ďhay un porcentaje de reincidencia muy grande y muchos de los abusos son intrafamiliares¬í, por lo que reflexion√≥: ¬Ď¬ŅD√≥nde cumplir√≠a la prisi√≥n domiciliaria ese abusador? ¬ŅCerca de sus v√≠ctimas?¬í.

¬ĎEntendemos que existen los derechos humanos y la problem√°tica de la sanidad, ning√ļn derecho va por encima de otro, pero en casos de delitos sexuales o que tengan que ver con homicidios agravados por el v√≠nculo o femicidios no pueden ser contemplados de la misma manera que delitos menores, porque s√≠, corren peligro las v√≠ctimas, y porque ser√≠a una burla hacia ellas¬í, agreg√≥.

Finalmente, Rothberg concluy√≥: ¬ĎEs un juez el que firma la liberaci√≥n y en ese caso no est√° teniendo en cuenta qu√© le pasa a las v√≠ctimas y a sus familias”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*