Último momento

Caso López: las monjas ya están declarando en Comodoro Py

El tercer piso de los tribunales federales, donde se encuentra el juzgado de Daniel Rafecas, fue “blindado” a pedido del magistrado, quien se encuentra tomando declaración testimonial a dos monjas que viven en el monasterio en el que fue detenido el ex funcionario kirchnerista.

monjascomodoro

El tercer piso de los tribunales federales de Comodoro Py, donde se encuentra el juzgado de Daniel Rafecas, fue “blindado” esta mañana a pedido del magistrado, quien se encuentra tomando declaración testimonial a dos monjas que viven en el monasterio en el que fue detenido el ex funcionario kirchnerista José López cuando intentaba esconder casi 9 millones de dólares.

Las hermanas orantes María y Marcela llegaron a los tribunales de retiro minutos antes de las 11 y ya se encuentran frente al juez que lleva la causa por enriquecimiento ilícito contra el ex secretario de Obras Públicas.

El juez “ordenó blindar el sector del piso 3 donde se encuentra la sede” de su juzgado, “especialmente el sector frente a los ascensores y escaleras por las cuales se accede a dicho sector”, según consta en una nota del subcomisario Diego de la Fuente, encargado de la seguridad del edificio.

El subcomisario le informó al presidente de Cámara de Casación, Alejandro Slokar, que Rafecas también ordenó escoltar a las hermanas María y Marcela “desde el ingreso al predio hasta el ingreso a las instalaciones del juzgado, procediendo de idéntica forma al salir del mismo”.

Las hermanas orantes María y Marcela viven en el Monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fátima, ubicado en el partido bonaerense de General Rodríguez, junto a Alba e Inés Aparicio, las otras dos religiosas, que están citadas a declarar en calidad de imputadas, luego de la feria judicial.

Una de esas dos religiosas, Marcela, dijo que ella junto a Inés estaban en el lugar cuando llegó López con los bolsos llenos de dólares y un arma semiautomática que dejó en el piso, junto a la entrada de la casa situada dentro del convento.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*