Último momento

Belgrano, dueño de la copa y del clásico, después de cinco empates

Los últimos entrenamientos con Talleres no habían mostrado vencedores. En el amistoso anterior empataron y no hubo penales. Y de los oficiales, venían de tres cotejos igualados.

Se había instalado el rumor de que iban a empatar, como ocurrió en los últimos cinco clásicos. Belgrano y Talleres brindaron un interesante espectáculo, rompieron con las especulaciones y el derby cordobés tuvo un ganador: el Pirata.

Con Matías Suárez como capitán y figura, además de convertir el primer gol y de asistir en el segundo a Leonardo Sequeira, el equipo de Alberdi levantó la Copa Córdoba entre todos, entregada por el Gobierno provincial.

Con esta victoria, Belgrano estiró a tres la ventaja en el historial sobre la T, con 133 triunfos contra 130. Talleres sí tiene supremacía en partidos oficiales. Y acumula cinco años sin perder con la T.

Belgrano le ganó merecidamente a un Talleres desdibujado, que se encontró con el empate transitorio y después no supo como remontarlo El Oreja, Sequeira, Rivero y Brunetta, punto altos.

Belgrano lo empezó y lo terminó ganando, en un clásico que lo mostró como al mejor de los dos en cancha. Abrió el marcador cuando ya lo merecía, por un Matías Suárez inspirado de entrada. Y en el segundo tiempo volvió a lastimar, para un triunfo legítimo por 2 a 1.

Suárez, por juego y velocidad, por rapidez mental y física, se convirtió en la principal explicación del triunfo Celeste. Su custodio, Javier Gandolfi, le perdió el rastro más de una vez, y el Oreja redondeó un partido irreprochable, que lo acerca a su mejor versión.

Además de su capitán, Belgrano mostró agresividad y eficacia, apoyado en el interesante primer tiempo de Juan Brunetta (después decayó) y por un incontrolable Leonardo Sequeira, el socio ideal para Suárez en las réplicas.

El criterioso trajinar de Martín Rivero, otro de los expedientes que mostró Lucas Bernardi para cimentar una victoria, que incluso pudo haber sido por un marcador más abultado si el Pirata acertaba alguna de las contras, por ejemplo en los pies de Jonás Aguirre.

Lo que aportaron Gabriel Alanis y Tomás Guidara (aún complicado por el movedizo Samuel Sosa), cómo se rehízo César Rigamonti después del gol Albiazul, también inclina la balanza.

Talleres mostró poco. Apenas la reacción que insinuó después del gol de Suárez, y tras el empate de Gandolfi. Consiguió el 1 a 1 de manera insólita, de un lateral y por el descuido del fondo Celeste, y terminó mejor la primera etapa. Único tramo del clásico que controló.

En la segunda mitad desnudó la impotencia que también fue evidente en la derrota en Paraguay, y casi no generó situaciones de gol, lento y escasamente agresivo, salvo por un tiro libre de Juan Ramírez (gravitó poco), conjurado por Rigamonti.

Para el recuadro, sólo la tarea de Guido Herrera, con un par de tapadas providenciales, incluso en el mano a mano con Sequeira, que después terminó en gol.

Juan Pablo Vojvoda evitó poner como excusas la falta de refuerzos. No encontró soluciones en los cambios y en la ofensiva, necesitará más que lo que dejó ver en el clásico. Incluído el paraguayo Montenegro y los 45 minutos que estuvo en cancha. Y un funcionamiento más acorde a la idea del ciclo Kudelka, que se pretende sostener.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*