Último momento

Asambleas en hospitales por bajas de contratos provinciales

Trabajadores de la salud reclaman hoy por la decisión del gobierno de no renovar vínculos pese a un compromiso existente.

asambleas

El anticipo del Sindicato de Empleados Públicos (SEP) ayer, con la finalización de casi ocho mil contratos directos con el gobierno de la provincia, era de conflicto. Los pedidos de continuidad laboral para todos los trabajadores nunca tuvo eco y la “vigilia” del miércoles parecía ser un trámite para esperar cuál era el número final.

“Ni un despido más, ni un trabajador en la calle” rezaron los reclamos que se fueron multiplicando las últimas semanas. El gremio venía con arrastre: en febrero pasado alrededor de 300 empleados se quedaron sin empleo ante la caída de sus contratos. Las distintas reparticiones provinciales realizaron anoche, hasta última hora, un peinado de la situación y se fueron desprendiendo números. El panorama es variado y casi todas las reparticiones sufrieron el rigor de la tijera del Estado.

Pese a acuerdos extraoficiales por caso con la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), distintos hospitales retocados en el presente contexto. Por eso, desde las 7:00 de este jueves trabajadores del Hospital Misericordia realizan una asamblea ante la confirmación de despidos “de gente escencial”, con varios años de desempeño en el lugar. Para las 10:00 será en el Hospital de Niños, donde delegados anunciaron que además se suspendieron las actividades de cuarenta monotributistas. La lista continúa hasta nosocomios del interior, ya que representantes de Río Cuarto contabilizaron 28 profesionales a los que no se les renovó el contrato.

“Aún no tenemos todos los números” avisó la delegada Estela Giménez, quien acusó a “la disputa entre feudales, Schiaretti y De la Sota”, el motivo de los recortes. “Lo más grave es que no se respetan derechos adquiridos de trabajadores. La verdad es que en los hospitales públicos de Córdoba no se puede trabajar, porque estamos sin personal, insumos y con sueldos bajos. El panamora es sombrío, somos esclavos, antes que empleados de la provincia” concluyó.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*