√öltimo momento

Alerta a la OMS el rebrote virulento de fiebre amarilla en Brasil, con casi 200 muertos

La Organizaci√≥n Mundial de la Salud se encuentra en alerta por el brote m√°s agudo de fiebre amarilla surgido en Brasil, en donde ya hay 187 muertes, por lo que el organismo internacional junto al gobierno brasile√Īo inici√≥ una campa√Īa masiva de vacunaci√≥n en los cinco estados m√°s afectados, incluidos R√≠o de Janeiro, San Pablo y Bah√≠a.

Seg√ļn los √ļltimos datos del Ministerio de Salud, desde que comenz√≥ el brote en enero, los casos confirmados suman 574 mientras que 187 personas murieron por el virus, a las que podr√≠an sumarse otras 71 v√≠ctimas que todav√≠a deben ser analizadas.

De acuerdo con un informe de la Organización Panamericana de la Salud, entre 1990 y 2010 hubo 587 casos de fiebre amarilla en Brasil, con un reporte de 257 muertes en dos décadas.

El brote cobr√≥ tal dimensi√≥n que a los 4,1 millones de vacunas de rutina que reparte el Ministerio de Salud, este a√Īo tuvieron que enviar a los estados afectados m√°s de 20 millones de dosis.

De todos modos, Oscar Salomón, director del Instituto Nacional de Medicina Tropical de Argentina, indicó que el alerta se dispara cuando el brote salta de las áreas rurales a las urbanas y la transmisión comienza a producirse por el mosquito Aedes, típico de las ciudades.

“Aunque hay transmisi√≥n muy pr√≥xima a las ciudades y se mantiene la vigilancia activa, no se ha demostrado hasta el d√≠a de la fecha casos por transmisi√≥n urbana, por Aedes, lo que implicar√≠a brotes de mucha mayor magnitud que los registrados”, afirm√≥ Salom√≥n consultado por T√©lam.

La OMS tambi√©n aclara que las grandes epidemias se producen “cuando el virus es introducido por personas infectadas en zonas muy pobladas, con gran densidad de mosquitos y donde la mayor√≠a de la poblaci√≥n tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunaci√≥n”, algo que hasta ahora en Brasil no ocurri√≥.

Brasil es uno de los 47 pa√≠ses donde la fiebre amarilla es end√©mica y seg√ļn la OMS en 21 de los 26 estados, adem√°s del Distrito Federal, existen √°reas en riesgo de transmisi√≥n. Este a√Īo, el m√°s afectado de todos fue Minas Gerais, donde se registraron 422 casos, seguido por Esp√≠rito Santo, Rio de Janeiro, Bahia y San Pablo.

La fiebre amarilla es una enfermedad viral aguda, hemorr√°gica, que se transmite por mosquitos infectados de las especies de Haemagogus y Sabethes mientras est√° en su etapa silvestre o rural. Los principales s√≠ntomas son fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, n√°useas, v√≥mitos y cansancio y se la denomina “amarilla” por el color que adquieren las personas enfermas.

No existe un tratamiento específico sino que se tratan los síntomas, por eso, una de las principales recomendaciones es la vacunación para quienes viven o piensan visitar las zonas afectadas.

Este verano, el Ministerio de Salud de la Nación recomendó a los turistas argentinos que se vacunaran si tenían pensado visitar las zonas afectadas.

“En Argentina realizamos a comienzos de a√Īo una reuni√≥n con autoridades de salud, ambiente y fauna de la Naci√≥n y las provincias fronterizas con mayor riesgo, Misiones y Corrientes. Los objetivos inmediatos son garantizar la vacunaci√≥n de la poblaci√≥n potencialmente expuesta, y consolidar el sistema de vigilancia”, inform√≥ Salom√≥n.

Hasta el a√Īo 2000, la fiebre amarilla en Brasil se hab√≠a mantenido en las regiones Norte y Centro Oeste, parte del estado de Maranh√£o y el oeste de Minas Gerais. Pero la expansi√≥n de los centros urbanos y la mayor cercan√≠a con los ambientes silvestres provoc√≥ ese a√Īo un pico del virus y la zona de influencia se extendi√≥ tambi√©n por las regiones Sudeste y Sur.

Otra de las v√≠ctimas de la fiebre amarilla son los monos (hu√©sped natural para el virus), ya que seg√ļn los datos del Ministerio de Salud de Brasil, desde diciembre murieron m√°s 700.

Salom√≥n explic√≥ que “los monos, especialmente los aulladores, son muy sensibles a la infecci√≥n por fiebre amarilla, la que resulta un gran peligro para la conservaci√≥n de las especies”.

“Esta misma situaci√≥n hace que los monos sean los mejores aliados de los humanos, como centinelas de riesgo de circulaci√≥n del virus. No debemos matarlos o ahuyentarlos, pues si alguno enferma nos permitir√° realizar acciones a tiempo, antes de que el virus sea un problema para la salud p√ļblica humana”, enfatiz√≥.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*